Bendicen capilla Padre Hurtado en Freirina

 
Viernes 11 de Marzo de 2005
La capilla “Padre Alberto Hurtado”, ubicada en el sector de la Hacienda Nicolasa, al costado de la carretera C-46, en Freirina, será bendecida este domingo a las 16 horas. La ceremonia será presidida por el obispo de Copiapó, Monseñor Gaspar Quintana.

La comunidad cristiana de Freirina está feliz, porque esta capilla llevará el nombre del beato, después de darse a conocer la noticia de su canonización el 23 de octubre de 2005.

“Estamos siendo bendecidos, por lo que una capilla para una comunidad, significa una oportunidad para gestar comunión y encuentro en torno al gran maestro de Nazareth”, manifestó el párroco de Santa Rosa de Lima, P. Mauricio Arancibia, que además invitó a todos los creyentes de Atacama a participar de la bendición, la que será motivo de gozo y mayor comunión para continuar un camino de mayor seguimiento a la persona de Jesús, orientados por la figura del Padre Alberto Hurtado, señaló el sacerdote.


La Capilla “Padre Alberto Hurtado de Nicolasa”

En el año 1997, los pobladores del Sector de Nicolasa manifestaron al entonces Párroco de “Santa Rosa de Lima” –Padre Roberto Lebegue Cure- la necesidad de construir una Capilla en el lugar.

En 1998, se comenzaron a celebrar la Santa Misa en el patio de una casa del Barrio. Y además, se ejecutó el proyecto “Música para mi Pueblo”; financiado por el Fondart, Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura del Ministerio de Educación de Chile, que contribuyó a formar los niños en el folklore y con ello, animar la liturgia. Y se adquirió inmobiliario y 7 guitarras y otros instrumentos musicales para implementar la futura Capilla

Posteriormente el año 2000 se hicieron los trámites con don Fernando Ariztía Ruiz, Obispo de Copiapó, y el párroco P.Mauricio Arancibia Portilla para conseguir una Capilla de Madera del Hogar de Cristo, la que fue aprobada el año 2001 y la Comunidad financió el 8% del valor total más el traslado desde Santiago hasta la citada localidad rural.

Durante el 2003 se realizó el traslado; la demora se suscitó porque aún no se lograba financiar los gastos del traslado. Los cuales se financiaron con Beneficios y una cuota mensual otorgada por las familias inscritas y una donación de una Señora residente en Santiago con raíces en la zona.

A fines del 2003 y durante el 2004, con apoyo de vecinos de Nicolasa se levantó los paneles de la Capilla. Los cuales trabajaron los fines de semana, especialmente los domingos desde las 8 de la mañana hasta la tarde. Por otra parte, un grupo de vecinas preparaban con mucho esfuerzo y dedicación el almuerzo durante las jornadas de trabajo.

Fuente: Diario Atacama, Parroquia Santa Rosa de Lima

Freirina, 11-03-2005