A la edad de 78 años, volvió a la Casa del Padre el sacerdote franciscano Berardo de Grandis

[i]Pesar en la comunidad de Copiapó causó su fallecimiento debido a un paro cardíaco. Sus restos serán trasladados a su natal Italia.[/i]

 
Martes 27 de Diciembre de 2005
Aproximadamente a las 16.30 de este martes 27, y a la edad de 78 años, regresó a la Casa del Padre, el querido sacerdote franciscano Berardo de Grandis.

En momentos en que se dirigía hacia la clínica en que se realizaría algunos exámenes médicos, el sacerdote se sintió mal, por lo que fue trasladado hasta la unidad de urgencia del Hospital regional, donde se registró su fallecimiento debido a un paro cardíaco El religioso estaba preparando su viaje de vuelta a su natal Italia, donde se sometería a quimioterapia para atacar el cáncer al colon que lo aquejaba.

El miércoles 28 por la mañana se confirmará el lugar y la hora de la misa de exequias, ya que ésta debe ser coordinada con la Embajada de Italia, donde sus restos serán trasladados.

El Padre Mauricio Bridio, que está a cargo de la comunidad franciscana, manifestó que a pesar de creer en la resurrección, se siente “con mucha pena, porque compartíamos todo con él, al vivir en comunidad se crean lazos importantes, era como un abuelo, un hombre de gran fe. Yo tengo pena, pero sé que él está mejor que yo ahora”, agregó.

Berardo de Grandis

Elio de Grandis nació en el pueblito de Campito en la ciudad de Treviso, en el norte de Italia, el 12 de abril de 1928. Hizo su profesión religiosa tomando el nombre de Berardo (uno de los primeros mártires franciscanos), en la Orden de los Franciscanos Conventuales el 8 de septiembre de 1948 y la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1955.

Vino a Copiapó en 1998 para restaurar unas pinturas y se quedó hasta el día de hoy en la Comunidad de los Padres Franciscanos Conventuales de la Parroquia San Francisco.

Este año celebró sus 50 años de sacerdocio.

Fuente: Comunicaciones Copiapó
Copiapó, 27-12-2005