Cierre de la Puerta Santa

Finalización del Año Santo de la Misericordia en la Capilla Santa Ana, con el cierre de la Puerta Santa de manos de Mons. Moisés Atisha se dio término en la Diócesis de San Marcos de Arica al Año Jubilar.

 
Sábado 19 de Noviembre de 2016
Ver Galería
Respondiendo al llamado que el Papa Francisco ha convocado para toda la Iglesia, Mons. Moisés Atisha ha culminado en la Diócesis de San Marcos de Arica el Año Santo de la Misericordia con una concurrida presencia de fieles en la capilla Santa Ana. Jóvenes y adultos de las distintas comunidades y movimientos presentes en la Diócesis se dieron cita en la Solemne Eucaristía presidida por el Obispo junto a los sacerdotes y diáconos.

En ella, se pudo aprecia la alegría del pueblo fiel ante la Gracia entregada durante este Año Jubilar, todos han celebrado durante el Año Santo distintas actividades de la que han podido experimentar y saberse hijos muy amados del Padre Eterno, pues "la Misericordia es un amor que siempre está restaurando el corazón del que se arrepiente y necesita dejarse contener por el amor del Padre" como lo ha dicho Mons. Moisés en la Misa.

En la Homilía, el Obispo dijo a los presentes que "Dios quiere quedarse, levantar su morada en la vida de cada uno de nosotros" Mons. Moisés Atisha además puso énfasis en sus palabras afirmando que "Dios nos invita a que en medio de nuestro mundo, el Cristiano no deje de anunciar, de Amar y dejarlo a él que actúe en nosotros", "Él nos convoca a vivir la alegría del Evangelio, ser testigo de su esperanza". Culminó sus palabras dandole gracias al Señor por este Año Santo convocado por el Santo Padre y exhortó a los fieles católicos a que "esta misericordia la vivamos permanentemente en nosotros".

Después de la comunión de los fieles, el Obispo imploró la abundancia de bendición de Dios Padre e hizo la oración previa para entonces proceder a cerrar la Puerta Santa en que suplicó a Dios que no cerrara las puertas de Misericordia para con sus hijos, sino que sea signo de esperanza para renovar nuestro amor y entrega a él. Se les invitó a los fieles a salir del templo para en las gradas de la calle ser testigos del cierra de la Puerta, donde, entre Ave María, uno a uno los fieles imploraban de la Virgen Santísima su presencia en medio nuestro.

Así con Clausura del Año Santo en la Diócesis de San Marcos de Arica, el Obispo junto al pueblo fiel realizaron una significativa peregrinación hacia el hospital Regional. Tuvieron ahí una sencilla adoración al Santísimo Sacramento y posterior Bendición para los presentes. Acabado aquel momento, los consagrados se dirigieron al Hospital para hacer allí una visita a los distintos enfermos presentes y terminar con un acto de misericordia corporal.

Los fieles, se vieron alegres frente a la participación de la Eucaristía y con cantos y alabanzas dieron Gracias al Señor por haber sido testigos e hijos muy amados durante este Año de Jubilar. La Misericordia no termina con el cierre de la Puerta Santa, sino más bien se abre paso para seguir experimentando aún más su gracia santificante.

Fuente: Comunicaciones Arica
Arica, 19-11-2016