Capilla de la comunidad Nuestra Señora de Guadalupe fue bendecida

Para la bendición de la capilla asistió el Administrador Apostólico de la Diócesis de Talca, monseñor Galo Fernández Villaseca, quien además presidió la Eucaristía y compartió una buena tarde junto a la comunidad.

 
Jueves 13 de Diciembre de 2018
Ver Galería
Este martes 11 de diciembre desde las 20:00 horas, la comunidad de Nuestra Señora de Guadalupe perteneciente a la parroquia de Maule, recibió a fieles de todo el sector que se congregaron para presenciar la bendición de su capilla a más de 7 años de su construcción.

Esta bendición de la capilla, la cual se emplaza en camino a viejo Maule en la Villa El Mirador, pasaje 4 S/N, también se realizó en el marco de la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe que se celebra cada 12 de diciembre.

Al momento de la entrada de monseñor Fernández a la capilla, realizó las primeras bendiciones al recinto; una vez en el altar, también bendijo con agua bendita y posteriormente bendijo la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, momento que sin duda fue muy especial para todos los presentes.

Luego, el Administrador Apostólico pidió la palabra de la señora Carmen Canales, coordinadora de la comunidad, para que contara un poco la historia de esta capilla y cómo habían logrado este sueño.

“Esto fue por iniciativa del grupo de señoras, que necesitábamos una capilla aquí porque para nosotros ir a Maule en tiempos de lluvia era difícil, y había gente adulta también. Entonces decidimos empezar y había en ese tiempo un padre que era misionero, el padre Lorenzo y él nos enseñó a orar, rezar, a leer la Biblia y todas esas cosas. Después hicimos un grupo de acción solidaria que se llama “El mirador de la paz”, y empezamos a postular a proyectos y a ganarlos, entonces así fue que avanzamos”, aseveró la señora Carmen.

Agregó que ha sido un camino muy bonito, donde han tenido el apoyo de muchas personas y que siguen trabajando con mucho esfuerzo para brindarle un lugar de oración a la comunidad cada vez más ameno.

La casa de Dios en medio de nuestras casas

Seguidamente, monseñor Fernández indicó que es “bonito escuchar estas historias tan simples, cotidianas, pero tan valiosas. Significa tanto tener cerca de la casa, del barrio, una casa de Dios en medio de las casas de todos”. Y aseguró que aunque los templos grandes son bonitos, siempre le han gustado los templos pequeños porque permiten acercarte y conversar más con tu comunidad.

Continuando con la celebración, al momento del ofertorio, la comunidad entregó algunas de las herramientas que se utilizaron para la construcción de la capilla. Y una vez finalizada la Eucaristía, el joven Cristofer Navarrete, cantó una canción como regalo al Administrador Apostólico, gesto que este último le agradeció con un fuerte abrazo.

También, la señora Carmen Canales, le hizo entrega de un presente al obispo ya que el 12 de diciembre celebra 31 años de sacerdocio; a su vez la comunidad también le entregó a su coordinadora unos regalos, a modo de agradecimiento por todo el trabajo y la dedicación. Para darle un cierre a esta celebración, se realizó un compartir a las afueras de la capilla.

Fuente: Comunicaciones Talca
Maule, 13-12-2018