Trascendente paso dio la Iglesia de Concepción al crear la Vicaría al Servicio de la Niñez

La Iglesia de Concepción dio un paso hito histórico, al crear la Vicaría Pastoral para el Servicio de la Niñez, primera instancia, por su naturaleza, dentro de la Iglesia en Chile y para lo cual nombró como Delegada Episcopal, a la profesora Morín Contreras, respondiendo al llamado del Papa Francisco, en el proceso de renovación de la Iglesia Católica, en el país.

 
Martes 18 de Diciembre de 2018
Ver Galería
En una sencilla y solemne ceremonia realizada en la capilla del Arzobispado, el Vicario Canciller de la Curia, presbítero Roberto Valderrama, leyó el decreto de creación, citando documentos de la Iglesia que “la niñez debe ser destinataria de la acción prioritaria de la Iglesia, de la familia y de las instituciones del Estado, tanto por las posibilidades que ofrece como a la vulnerabilidad que se encuentra expuesta. Los niños son don y signo de la presencia de Dios, en nuestro mundo, por su capacidad de acercar con sencillez el mensaje evangélico. Jesús los escogió con especial ternura”.

Esta nueva estructura pastoral se funda en “la necesidad de potenciar la misión pastoral de los niños y niñas de la Arquidiócesis de Concepción, en todos los aspectos de la vida eclesial. Y, además, por el impacto positivo de la presencia pastoral más estable y mejor coordinada al servicio de la infancia y con el parecer del Consejo Episcopal y de la Comisión Episcopal de Acompañamiento de los Cambios en la Curia Diocesana”.

El objetivo principal de esta Vicaría será “coordinar los distintos estamentos de la realidad infantil de la iglesia de Concepción (Coordinación de niños de parroquias, coordinación de escuela de acólitos, coordinación de movimientos de niños y coordinación de niños de colegios)”.

Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción y quien presidió la ceremonia, expresó que el Papa Francisco “nos ha dicho que tenemos que ir a las periferias existenciales; que seamos una iglesia en salida, que prefiere una Iglesia accidentada y no encerrada en sí misma y, por lo tanto, nosotros lo hemos asumido y nos damos cuenta que la evangelización de los niños, en un contexto social complejo y difícil, es una tarea prioritaria para la Iglesia. Hemos encontrado un grupo de jóvenes profesionales que han dado prueba de su interés por evangelizar a los niños y a sus familias, de mostrar que vale la pena vivir y que vale la pena, desde Cristo, iluminar su propia existencia. Hoy, los papás tienen más dificultades para evangelizar a sus hijos y nosotros los vamos a ayudar”.

Explicó que sea una mujer quien lidere esta nueva Vicaría, es “porque es una persona capaz y lo ha demostrado. Toda acción de la Iglesia se demuestra con el servicio y Morín (Contreras) lo ha hecho muy bien y tenemos mucha esperanza en su equipo. Hemos constatado que Cristo convoca a muchos niños cuando se les presenta su rostro amoroso, rostro misericordioso y su rostro de generar comunidad. Creo que los niños están muy solos y si hay propio de la iglesia es generar comunidad y estamos muy esperanzados”, subrayó el Arzobispo.

El Vicario de la Pastoral de la Iglesia de Concepción, presbítero Mauricio Aguayo, sostuvo que “este es un hito que nos llena de esperanza” y añadió que esta iniciativa venía gestándose en el trabajo de coordinación del equipo de la Pastoral con Niños. “El llamado del Papa Francisco, en este tiempo, y la respuesta de la comunidad eclesial, en las distintas asambleas, hablaba de hacer un gesto mayor para la preocupación hacia los niños. Para nosotros es un signo de mucha alegría, porque sentimos que el Señor fue marcando la ruta y, hoy, esto tiene una forma específica y concreta. Agradezco al equipo liderado por Morín (Contreras), porque queremos dar un salto cualitativo en nuestra misión y servicio hacia los niños y sus familias”.

El P. Mauricio valoró el rol de la mujer, en la Iglesia. “De hecho, la mujer es predominante prácticamente en todas las instancias de la Iglesia. Que el Arzobispo le entregue su confianza como delegada para un servicio como éste es una manifestación concreta que la Iglesia tiene para reconocer los talentos femeninos, que existen y que son muchos gracias a Dios”, afirmó.

Morín Contreras, ahora flamante Delegada Episcopal que encabeza el equipo de la nueva Vicaría para el Servicio de la Niñez, es profesora de Física, desempeñándose en establecimientos educacionales de Concepción. Desde mucho tiempo ha estado ligada a la tarea pastoral de la Iglesia. “Formé parte de la Pastoral Juvenil y después participé en coros de Iglesia, de manera que mi vinculación es muy estrecha”, expresó, precisando que su mirada puesta en los niños y la necesidad de servir a ellos, se fundamenta en su misión de educadora y la importancia de dar a los niños una adecuada formación, porque “los niños y niñas son el futuro de nuestro país”.

Confesó que animar la Pastoral con Niños ha sido hermoso, entusiasmante, pero también no una tarea fácil. “Ha sido un espacio que hemos tenido que abrir, porque era inexistente en la Iglesia, si bien la catequesis es el gran espacio que acoge niños, hay diversas otros que era importante coordinar y aglutinar”.

Morín confidencia, además, que en este caminar en el mundo de la infancia, ha sentido la acción del Espíritu Santo. “Esto no se haría una realidad, sino no está el Espíritu Santo y no habríamos conformado esta comunidad. En el fondo somos jóvenes que hacemos comunidad para servir y en el servicio está el Espíritu. Sentimos profundamente su presencia”, enfatizó.

Ser Delegada Episcopal – la primera en la historia de la Iglesia de Concepción – es para Morín una gran satisfacción, pero también una gran responsabilidad. “Jamás pensé en llegar a esto, siendo mujer, pero tengo claro que esta responsabilidad más que un cargo es un servicio y eso me anima a entregar todas mis fuerzas”, comentó, entendiendo que los desafíos son grandes. “Esto lo veo como un gran desafío, pero que mi principal fortaleza es el equipo que me acompaña y confío en sus capacidades, en nuestra interacción, en nuestras ideas y en el trabajo desarrollado. Hago un llamado a que se sumen otros, no sólo jóvenes, sino también adultos, porque como dice el nombre es Vicaría para el Servicio a la Niñez y a eso estamos llamados todos”.

Finalmente, entiende que el compromiso de la nueva Vicaría es proteger a la niñez, que se encuentra hoy muy vulnerable. “Tenemos que generar espacios saludables y protegidos para los niños, frente al tema de los abusos y tenemos que comprometernos todos a que nunca más vuelva a repetirse. Trabajaremos con mucha fuerza por la prevención”, concluyó.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 18-12-2018