Fiesta Grande Andacollo 2018

Miles de peregrinos celebraron 125º aniversario de la bendición de la Basílica Menor

Bajo el lema “Somos su pueblo, su historia y Ella es nuestra Madre” feligreses y devotos se dieron cita para encomendarse a la Virgen del Rosario en su Santuario.

 
Miércoles 26 de Diciembre de 2018
Ver Galería
Provenientes de diversas comunidades de la Arquidiócesis de La Serena, del país y el extranjero, gran cantidad de feligreses devotos de la Virgen del Rosario se dieron cita en el Santuario de Andacollo para encomendarse a La Chinita en la Fiesta Grande 2018.

Y fue una jornada especial, ya que en la ocasión la Basílica Menor, lugar donde se celebró la Eucaristía Solemne de Fiesta que presidió el Arzobispo René Rebolledo, conmemoró 125 años de su bendición.

Es así que para esta especial festividad, en la que además se cumplió 20 años de la declaración de Basílica Menor al templo grande del Santuario y también se conmemora el 340° aniversario de la llegada de la imagen de la Santísima Virgen a la ciudad minera, el lema fue “Somos su pueblo, su historia y Ella es nuestra Madre”.

En su homilía, el Pastor Arquidiocesano destacó lo significativo que resulta asemejarse al antiguo pueblo del Señor y preparar la peregrinación a Andacollo, donde se alza el templo bendecido hace 125 años. “Podemos imaginar, por un momento, los miles y miles de peregrinos que han encaminado sus pasos hasta esta morada del Señor, también lugar de gracia y bendición, espacio para el encuentro con el Señor y con su santa Madre, Nuestra Señora del Rosario de Andacollo, meta anual de peregrinación de tantas generaciones de hombres y mujeres que han venido a ofrecer lo mejor de sí mismos, sus propias vidas al Señor, también sus inquietudes, dolores y sufrimientos, sus alegría y penas, sus anhelos y esperanzas”, expresó.

Asimismo, destacó que “son 340 años, además, precisamente en este día, que la Virgen santa hizo de este lugar privilegiado, su morada. Como buena Madre, se adelanta, prepara el hogar para su hijos, los acoge con su mirada limpia y serena, los fortalece con las palabras de su Hijo, palabras de vida eterna, los acaricia con la ternura de una madre ante los innumerables desafíos, problemas y dificultades, personales y familiares; infunde fortaleza y coraje, para que sus devotos puedan seguir la peregrinación de la vida, en el nombre de su Hijo”.

Finalmente, convocó a que como “hijos de un mismo Padre, hermanos de Jesucristo, hijos de una misma Madre, templos como Ella del Espíritu Santo, comprometámonos a construir corresponsablemente la ciudad terrena, en todos sus innumerables desafíos. Ella, la Virgen santa de Andacollo, ha venido a este lugar para hacer de él su morada y desde aquí animarnos y fortalecernos en el gran reto de seguir siendo, en la vida concreta de cada día, la maravillosa realidad expresada en el lema de esta celebración: Somos su Pueblo, su Historia y Ella es nuestra Madre”.

Memoria agradecida

Cabe destacar, que durante la santa Misa se llevó ante el Altar el Decreto de nombramiento de la Basílica, documento oficial que fue firmado por el Papa san Juan Pablo II en el año 1998. Asimismo, se ofreció una piedra significando la firmeza de la fe que debe tener la Iglesia y, a la vez, signo del inicio de los cimientos de la construcción de la Basílica.

Además, se presentó un Estandarte Chino, el cual acompaña desde el inicio de la bendición del templo grande. Finalmente, se bendijo uno de los galvanos que al final de la celebración fueron entregados a quienes a lo largo de los años han aportado con sus dones a la parroquia y Santuario andacollino, como manifestación de gratitud por su sacrificio y testimonio.

Fuente: Comunicaciones La Serena
Andacollo, 26-12-2018
   Galerías:
Ver Galería