Fiesta Grande 2018:

Miles de peregrinos se encomendaron a la Virgen del Rosario

Gran cantidad de feligreses y bailes religiosos participaron de la tradicional procesión en honor a La Chinita de Andacollo.

 
Jueves 27 de Diciembre de 2018
Ver Galería
Numerosas muestras de devoción y fe se pudieron ver en la tradicional procesión en honor a la Virgen del Rosario por las calles de Andacollo, la que tuvo lugar la tarde de este miércoles 26 de diciembre. Y es que miles de peregrinos provenientes de distintos sectores de la Arquidiócesis de La Serena, el país y el extranjero, dieron muestras públicas de su devoción a La Chinita en recorrido que inicio desde la Basílica Menor, lugar en donde la Imagen de la Santísima Virgen fue saludada por los numeroso bailes religiosos, y que se extendió por las calles céntricas de la ciudad minera colmada de feligreses.

Entre ellos se encontraba Francisco Vega, quien es el director del coro del Santuario andacollino y que además fue galardonado durante la Eucaristía Solemne. “Soy un agradecido por recibir este reconocimiento a mi labor. Llevo más de 35 años a cargo del coro y continuaré hasta que la santísima Virgen me lo permita. La conmemoración de los 125 años de la construcción de la Basílica Menor es un hecho muy importante para nuestro pueblo. Fue una verdadera epopeya construir este templo en Andacollo por las diversas dificultades que hubo en su momento. No había operarios contratados, ni tampoco la maquinaria con la que hoy se construye. Fue una iniciativa mancomunada entre adultos mayores, jóvenes y peregrinos en honor a la Chinita por sus innumerables bendiciones”.

De sur a norte

Cabe destacar que, en la ocasión, llegaron hasta Andacollo numerosos peregrinos de distintos puntos de Chile. Como fue el caso de Cristian Olavarría, pre novicio jesuita quien proveniente de Chiloé manifestó que “esta devoción a la Virgen, que se vive principalmente acá en el norte, nos ayuda en el camino que estamos tomando con respecto a la vocación. Es increíble ver lo devota que es la gente y darse cuenta de los miles de peregrinos que llegan a saludar a la Madre del Señor y dan testimonio de su fe ya sea a través del baile, el canto, flores o una vela colocada a sus pies”.

Por su parte, Lincoyán Marín, quien encaminó sus pasos desde la ciudad de Vallenar en la región de Atacama, destacó que su principal motivación para “venir a saludar a la Virgen de Andacollo es la fe. Esta me fue inculcada desde pequeño, cuando venía junto a mis padres. Transcurridos los años, y ellos ya en la Casa del Padre, me propuse seguir viniendo y no he fallado por cerca de 50 años. El próximo año nuevamente estaré acá para visitar a mi Chinita“.

Fuente: Comunicaciones La Serena
Andacollo, 27-12-2018