Con pañuelos blancos animaron Fiesta de la Candelaria

Una gran multitud elevó pañuelos blancos para saludar con alegría a la Virgen, en la figura de Nuestra Señora de la Candelaria, durante la procesión que se inició en el santuario de San Pedro de la Paz y recorrió varias cuadras, en dicho lugar.

 
Lunes 04 de Febrero de 2019
Ver Galería
De esta forma culminó la fiesta con que la Iglesia celebró con regocijo la solemnidad de la Presentación del Señor y de su Santísima Madre bajo la advocación de Nuestra Señora de la Candelaria. Previo a la procesión, un grupo de voluntarias del santuario ofrecieron, en pequeños canastos, flores para que los peregrinos colocaran a los pies de la imagen; asimismo, se entregaron pequeños pañuelos blancos como símbolo de velas encendidas, que ha promovido el santuario, para saludar a la Virgen.

Después de un programa con distintas acciones y celebración de misas durante el día, se desarrolló la procesión, en que previamente fueron bendecidos las velas, los pañuelos y estampas de la Virgen. Una réplica de la imagen fue escoltada por un grupo de “Caballeros de la Candelaria”, salió desde el campo de oración. Centenares de fieles y peregrinos acompañaron la procesión, en cuyo trayecto hubo algunas estaciones, donde se levantaron altares para rendir su saludo a la Virgen.

La procesión, que se realizó bajo una fuerte temperatura, fue animada con cantos del excelente coro, que fue felicitado con aplausos al final de la Misa. De esta forma los peregrinos mostraron su férrea devoción y agradecieron a Monseñor Chomali y al párroco, presbítero Mauricio Aguayo, que en todo momento estuvo preocupado que todo el programa se cumpliera cabalmente.

La celebración fue presidida por monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, quien en su homilía, en la Misa de clausura, reflexionó sobre los textos bíblicos del día, destacando aspectos de la solemnidad de la Presentación de Nuestro Señor Jesucristo. En ese contexto planteó que “hoy lo que necesitamos y necesita Chile es paz” Luego preguntó ¿cómo servimos al Señor? ¿Cuándo tenemos tiempo o somos servidores de corazón? ¿Rezamos por los demás y estamos atentos a las necesidades de los demás? Nos falta ser más agradecidos. Valoramos las cosas, generalmente, cuando las personas ya se han ido”.

Monseñor afirmó que “la Iglesia es figura de María. En cierto sentido, la Iglesia es continuación de la Virgen. Es madre y protectora y tiene una espada traspasada en su corazón y yo, como miembro de la Iglesia y como obispo, vivo ese dolor. Estamos traspasados por las injusticias del mundo, por la pobreza que todavía hay en muchos lugares; por la indiferencia de algunos y por los abusos y nos duele profundamente. Esto tiene que llevarnos a convertirnos más de corazón y a vivir según el querer Dios y no según el querer de cada uno de nosotros”.

En su reflexión, Monseñor Chomali enfatizó que “Jesucristo es luz. María presenta al Señor y de ahí viene el nombre de Nuestra Señora de la Candelaria, porque es una luz que nos ilumina y no nos encandila. En cambio, cuando alguien nos encandila, nos deja ciegos; cuando nos ofrecen cosas y quedamos endeudados, quedamos arruinados; cuando vamos en el auto y alguien no apaga las luces, quedamos encandilados. Jesús es luz que nos ilumina la conciencia, en primer lugar, una conciencia recta para saber lo que es el bien y lo que es el mal, para distinguir lo bueno de lo que no es bueno, para distinguir lo que es justo de lo que no es; es luz para que no nos perdamos en el camino, todos hemos andado en lugares perdidos y también en nuestra propia vida. Jesucristo es luz que ilumina nuestro camino; Jesucristo ilumina también nuestra inteligencia para obrar según verdad; Jesucristo ilumina nuestra propia vida para vivir según los mandamientos. Jesucristo es la luz. Pensemos un minuto ¿qué haríamos sin Jesucristo?. Recuerdo la canción Señor ¿a quién iremos? Él es nuestra esperanza. Jesucristo es el salvador del mundo, verdad, camino y vida. Él nos ofrece vida eterna, esperanza, fe y nos invita a vivir en caridad. Dios quiera que esta gran celebración nos ayude a mirar con mayor profundidad nuestra vida cristiana y nos ayudemos mutuamente para ser como la Virgen María”, concluyó.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 04-02-2019