Resumen Triduo Pascual: “Aleluya Jesús ha resucitado”

Pasión, muerte, y resurrección del Señor fueron conmemorados y celebrados durante este fin de semana en las distintas comunidades de la diócesis de Iquique. Ceremonias solemnes, procesiones y celebración pascual, fueron sólo algunas de las actividades que se pudieron divisar durante estos últimos días santos.

 
Lunes 22 de Abril de 2019
Ver Galería
El triduo pascual se consideraba como tres días de preparación a la fiesta de pascua; comprendía el jueves, el viernes y el sábado de la semana santa. Era un triduo de la pasión.

En el nuevo calendario y en las normas litúrgicas para la semana santa, el enfoque es diferente. El triduo se presenta no como un tiempo de preparación, sino como una sola cosa… “La Pascua”. Es decir, es un triduo de la pasión y resurrección, que abarca la totalidad del misterio pascual.

Este tiempo comienza el día jueves con la eucaristía de lavado de Píes y ultima cena, donde las diferentes comunidades de Iquique la celebraron con distintas actividades. Representaciones de los 12 apóstoles fueron sin duda lo que se vio en la mayoría de las parroquias y capillas, donde en estos tiempos se integran a hombres, mujeres, adultos, jóvenes y niños, representando así, el llamado a ser todos apóstoles seguidores de Jesús.

Posterior a esta celebración litúrgica, se hizo la tradicional adoración al Santísimo Sacramento, recordando el momento de Getsemaní, donde Jesús fue apresado y traicionado por uno de sus discípulos. Muchas comunidades, y según las tradiciones de cada una, los coros y equipos de canto entregaron como signo de respeto sus instrumentos, simbolizando el silencio que se hará hasta previo el día de la resurrección del Señor.

El viernes santo, es uno de los días con mayor silencio, respeto y sobre todo admiración. En este día se conmemora el castigo, crucifixión, y muerte de Jesús, donde fue capaz de darlo todo por cada uno de nosotros. En cada parroquia y capilla, salieron a las calles a realizar en procesión el Vía Crucis de las 14 estaciones, lo que permitía que vecinos, y personas que pasaban por esos lugares se unieran y caminaran junto al Señor en las diferentes representaciones realizadas por cada comunidad.

Luego de un día de total recogimiento, en horas de la noche del sábado se celebró la más importante de todas las celebraciones cristianas, porque conmemora la Resurrección de Jesucristo.

La Vigilia, que significa pasar “una noche en vela”, cobró un sentido real en todos los lugares donde se celebró, que a oscuras, se recordó el pasaje bíblico (Mc 16:01) en el que un grupo de mujeres llegan al sepulcro para terminar de embalsamar a Jesús, pero no encuentran su cuerpo. Luego, un ángel se aparece y les dice: “¿Buscan a Jesús el Nazareno? No está aquí. Ha resucitado. Decidles a sus discípulos que vayan a Galilea y allí lo verán” (Mt 28, 6).

En la Vigilia Pascual se celebra la Resurrección que está adornada por el cumplimiento de todas las profecías y la recuperación vital de la vida de Jesús para no morir jamás.

La eucaristía que sólo se iluminaba con el fuego de las velas, llegó al punto de glorificar al Señor Resucitado, momento donde se prendieron las luces y se cantaron alabanzas. A su vez, se bendijo “agua nueva” como símbolo de un nuevo renacer.

Para el domingo de pascua, familias completas visitaron la casa del Señor y celebrar así, que Cristo estaba vivo. La ceremonia estuvo marcada por una gran alegría, donde en muchas comunidades culminaron la eucaristía con un compartir en compañía de alabanzas.

Los más pequeños también tuvieron su actividad, donde a través de la tradicional entrega de huevos de chocolates, conocieron la historia del conejo de pascua, quién para expresar la buena nueva, de que Jesús estaba vivo, comenzó a dejar por todos lados huevitos pintados.

El domingo de resurrección, es el aniversario del triunfo de Cristo. Es la feliz conclusión del drama de la Pasión y la alegría inmensa que sigue al dolor. Y un dolor y gozo que se funden pues se refieren en la historia al acontecimiento más importante de la humanidad.

Con cantos, mucha alegría, y diversas actividades, cientos de familias que participaron en las diferentes parroquias y capillas de la Diócesis de Iquique, se unieron para culminar esta semana santa, y decir: “Aleluya, Cristo ha resucitado”.

Fuente: Comunicaciones Iquique
Iquique, 22-04-2019