Sacerdote fundador de entidad internacional valoró obras sociales en Concepción

Como un “proyecto precioso” calificó el sacerdote español, Ángel García, fundador de la organización “Mensajeros de la Paz, el Albergue Móvil “La misericordia”, durante una visita a Concepción, a pocos días que el alberguebus inicie su servicio a las personas en situación, por tercer año consecutivo.

 
Lunes 06 de Mayo de 2019
Ver Galería
Mensajeros de la Paz es una organización creada en 1962n y que ha desarrollado con grandes obras sociales en varias regiones de España y en 50 países del mundo y por su valioso servicio a los más desposeídos ha sido merecedora de numerosos premios.

El padre Ángel llegó este lunes 6 de mayo a Concepción, acompañado del gerente de la organización, Sergio Mella Aceve, en una primera visita a la zona, invitado por monseñor Fernando Chomali, para conocer las obras sociales de la Iglesia local.

En poco más de tres horas, pudo conocer varias de las obras sociales de la Iglesia de Concepción, que comenzó con el funcionamiento de Lavandería Industrial 21, donde compartió con los trabajadores – todos jóvenes con síndrome de Down –, y se impuso de la calidad del servicio que se realiza. En este recorrido fue acompañado por Gabriela Gutiérrez, delegada episcopal de la Vicaría de Pastoral Social, de la cual depende la fundación de la lavandería.

Más tarde, el sacerdote visitó el templo catedral y luego las dependencias de SocialB, entidad que promueve innovación social y nuevos emprendimientos, lugar donde conversó con el director Jorge Bizama y el personal. En este sitio se impuso también del espacio donde se proyecta desarrollar un nuevo proyecto social, una cafetería que dará trabajo a jóvenes con síndrome de Down.

Después acudió hasta Casa Betania, donde se guarda el Albergue Móvil “La misericordia”, subiéndose al bus, para conocer sus instalaciones de gran calidad, imponiéndose de su funcionamiento. En este caso, el administrador de Casa Betania, Jaime Aravena, le entregó detalles del funcionamiento y servicio del albergue; a continuación, conoció el invernadero Simón de Cirene, espacio que ya está en producción y que espera acoger a otros jóvenes con síndrome de Down, que están siendo capacitados y que serán remunerados. Finalmente, visitó la residencia de acogida “Padre Ángel Jiménez”, para familiares de personas enfermas internadas en el Hospital Regional de Concepción y que provienen de lugares alejados y no tienen dónde alojarse.

Al final de este rápido recorrido, el padre Ángel García, cuya institución obtuvo el premio Príncipe Asturias de la Concordia, comentó que los proyectos de la Iglesia de Concepción “son proyectos preciosos y hay que aumentarlos y ojalá se multipliquen.

Estos proyectos nacen en las bases cristianas y es muy importante apoyarlos. En España, tenemos algunos proyectos parecidos, como el albergue juvenil y el “Pelobus” y estas iniciativas si bien hacen poco y estamos claros que no resuelven el problema social de los sintecho de los sin calle, de los que no tienen trabajo o personas con capacidades diferentes, porque son signos, los gobiernos deben asumir esto de manera más amplia y si bien algunos gobiernos lo hacen, pero se necesita más”.

Señaló, por otro lado, refiriéndose a monseñor Fernando Chomali, como gestor y promotor de estas obras sociales que “el arzobispo de Concepción tiene sentido social; es un “papa Francisco en Chile”, porque se preocupa de los más desfavorecidos. Todos los proyectos de la Iglesia de Concepción son preciosos, pero nuestro proyecto mayor es influir en la sociedad y que sea ésta capaz de compaginarlo. Creo que todo lo que hacemos es una señal de la Iglesia Universal, de Chile y de otras iglesias, en que también se han hecho cosas no tan buenas y hay que sancionarlas, pero hay que valorar lo que se ha hecho como bueno. La Iglesia ha sido pionera en las obras sociales como en el Sida, el ébola, la lepra, con los desplazados, los refugiados, en fin, y el que se haya causado malestar en algunos ambientes, hay que sancionar y pedir perdón, pero también hay que reconocer que la Iglesia ha sido pionera en obras sociales y eso no se lo va a quitar nadie. Yo sigo afirmando lo que dice el Papa Francisco, que la esencia y el patrimonio de hacer el bien no es de los políticos, ellos tienen la obligación de hacerlo”, enfatizó.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 06-05-2019