En Huaqui, Los Ángeles

Diáconos de la Diócesis de Chillán vivieron retiro anual junto a sus esposas

Durante tres días compartieron con el diácono Jaime Coiro y su esposa, Nilda Quezada.

 
Miércoles 22 de Mayo de 2019
Ver Galería
Los diáconos de la Diócesis San Bartolomé de Chillán y sus esposas vivieron en la localidad de Huaqui, en Los Ángeles, el tradicional retiro anual en un clima de fraternidad y oración. En la actividad de tres días, fueron acompañados y guiados por el diácono Jaime Coiro y su esposa Nilda Quezada. Jaime es también secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal y viajó hasta la región del Bío Bío para llevar a cabo esta actividad.

A partir de las intervenciones que el diácono tiene en la eucaristía como el anuncio de la palabra, el retiro estuvo dedicado a revisar la misión diaconal en sus diversos aspectos, incluida la vida en familia y el diálogo matrimonial. En total participaron 17 diáconos y sus esposas, quienes también fueron acompañados por el administrador de la Diócesis de Chillán, padre Sergio Pérez de Arce.

El diácono Jaime Coiro precisó, respecto del encuentro, que “fue muy gratificante para nosotros conocer la vida y el testimonio de estos matrimonios diaconales, de quienes hemos aprendido mucho en estos tres días. Con ellos pudimos profundizar en nuestra identificación con Jesús en el servicio, especialmente a quienes más necesitan nuestro apoyo, y en cómo poder ser noticia esperanzadora para nuestra Iglesia en este tiempo desafiante que vivimos”.

Por su parte, el diácono de la Parroquia San Pablo de Chillán, Edgardo Candia, precisó que “fue una experiencia riquísima porque hasta la fecha no habíamos vivido un retiro encabezado por otro matrimonio diaconal; a todos nos gustó mucho porque sabemos que todo retiro es importante, pero este tuvo esa marca especial. Fue enriquecedor que Jaime Coiro haya aportado a nuestro trabajo desde su visión de diácono, a través de una metodología muy interesante, didáctica, actualizada, aterrizada a la realidad de nuestra iglesia hoy”, dijo añadiendo que participó del encuentro acompañado por su esposa Rosa Silva, con quien está casado desde hace 43 años.

“Y ese es el compromiso que tenemos dentro de esa iglesia como matrimonio diaconal. Ya no solo está el diácono ordenado, sino también debe contar con el apoyo de la señora. Su apoyo es fundamental en nuestra labor, en la entrega de la palabra, de caridad, de servicio”, indicó.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán , 22-05-2019