Obispo Héctor Vargas, presidente Área de Educación:

Cómo construir un currículum que dé respuestas a los jóvenes

Vicarios y responsables de educación de todas las diócesis del país, se reunieron en Punta de Tralca entre los días 30 y 31 de mayo, para realizar su Jornada anual. En la oportunidad recibieron la visita de la ministra del ramo, Marcela Cubillos, con quien intercambiaron impresiones sobre el nuevo currículum de 3º y 4º medio.

 
Martes 04 de Junio de 2019
Ver Galería
Al encuentro llegaron 40 personas de las 26 diócesis del país (sin contar el obispado Castrense). La tabla a tratar se refirió al nuevo Programa de Enseñanza Religiosa Católica -tema en el que el Área de Educación de la CECh trabaja en conjunto con otras entidades- el proceso de discernimiento de lleva adelante la Iglesia en Chile, y criterios para la habilitación de los profesores de religión en las diferentes diócesis, entre otros.

El viernes 31 de mayo, a mediodía, llegó la ministra de educación Marcela Cubillos, junto a la subsecretaria de Educación Parvularia María José Castro, quienes sostuvieron una conversación con los presentes, comenzando por la dar a conocer agenda del ministerio y terminando con mucho énfasis en el nuevo currículum de 3º y 4º medio, que sacaría la clase de religión del plan base, junto a historia, artes y educación física.

La confianza en las escuelas

La ministra Cubillos comenzó por aclarar que para el ministerio “Esta es política de Estado y además nos parece un buen currículum porque apunta a algo que para nosotros es esencial, que los jóvenes de 3º y 4º medio vayan teniendo mayores espacios de libertad para seguir conformes a sus intereses y vocaciones. Por eso es un plan común mínimo de 6 asignaturas, independientemente si estudias científico humanista o técnico profesional, y el resto del tiempo los alumnos podrán tomar tres ramos de especialización y profundización en historia, religión, educación física y artes”.

“Hay una opción nuestra por seguir un trabajo ya hecho, y en segundo lugar que los jóvenes tengan más libertad y los colegios también tengan mayor libertad según su proyecto educativo”, recalcó la secretaria de Estado.

Luego de escuchar a algunos de vicarios y responsables de educación, la ministra acentuó que existe un principio que el Gobierno quiere recuperar y es la confianza en las escuelas: “Creemos que durante muchos años se ha trabajado en una educación basada en la desconfianza en las escuelas. Nada va a variar en la calidad de la educación si no volvemos a poner confianza en las escuelas, que tengan libertad para mayor espacio de decisión, y levantar mejores y diferenciadores proyectos educativos. Para nosotros recuperar la confianza en las escuelas, en sus directores, en sus equipos directivos es fundamental si queremos ampliar el espacio de la libertad en la enseñanza y mejorar la calidad de la educación” dijo.

¿Qué entendemos por educar?

A la intervención de la ministra Cubillos, el obispo de Temuco y presidente del Área de Educación de la CECh, Héctor Vargas, respondió que “algo está pasando, y lo que les está pasando a nuestros jóvenes le está pasando a la sociedad entera”.

“No hay que olvidar que el hilo se corta por lo más delgado, y el primer fusible que salta es el de los jóvenes, adolescentes y niños, que están viviendo una situación tremenda de abandono, de realidad familiar, el hecho que la segunda causa de muerte entre los jóvenes sea el suicidio es terrible” opinó el obispo.

“La interrogante es cómo construir un currículum que se haga cargo, que pueda dar respuesta a las grandes ansias, interrogantes y también sufrimientos y dolores de nuestros niños y adolescentes. No sé si está suficientemente claro que el centro del currículum debe ser la vida de nuestros adolescentes y jóvenes, muchas veces el punto de vista es la productividad, el mercado, lo técnico y científico que muchos colegios pueden ofrecerlo, pero hay que pensar que el tiempo de paso por la escuela, son los años esenciales para el resto de la vida. Por eso me parece bien que el ministerio parta poniendo el acento en los primeros años pero hay que seguir con ellos” agregó.

Finalmente, el obispo presidente del Área de Educación enfatizó en su opinión: “Creo que todas estas protestas de los jóvenes es porque la educación que les estamos dando no da respuestas, y ellos viven en situaciones dramáticas por la sociedad que les hemos construido. Tenemos un desafío en lo que entendemos por educar”.

Mejorar los programas

Por su parte, la Subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro, opinó que el gran problema de la clase de religión es que la gran mayoría de los jóvenes no están en el aula, ¿por qué?: “el tema que vive la Iglesia hoy en día, nos desafía a hacer una clases de religión más atractiva, porque lo que ha ido bajando es la calidad de esas clases. ¿Cómo lo hacemos para mejorar los programas y tener mejores profesores? Los estudiantes son muy críticos y ellos son el mejor termómetro” señaló.

Fuente: Área de Educación CECh

Punta de Tralca, 04-06-2019