Coyhaique

Margarita Estévez: “Nada nos puede separar del amor de Dios”

Con diversas actividades la comunidad católica aysenina celebró el acontecimiento de 50 años de fidelidad al Señor y servicio al pueblo de Dios de la hermana Margarita Estévez, sierva de San José, junto a amigos y amigas de toda una vida, representantes de instituciones educativas y su familia religiosa.

 
Lunes 17 de Junio de 2019
Ver Galería
“Yo sola no podría dar tantas gracias a Dios. Con ustedes aquí es más fácil”, dijo una emocionada hermana Margarita a la asamblea tras la eucaristía de celebración de renovación de su sí definitivo al Señor, exactamente un 15 de junio como hace 50 años.

“Espero —agregó— que a nadie se le olvide que nada nos puede separar del amor de Dios: ni los años, ni la enfermedad ni ninguna desgracia… Él nos busca para amarnos, para hacernos felices. Esa es mi experiencia de 50 años de vida religiosa en que he podido vivir unidad con Dios; nada ha podido separarme de Él que me ha acompañado y ha sido fiel; y si yo he sido fiel quiere decir que ustedes también pueden”.

Elena Maquemilla, directora del liceo Francisco Xavier Butiña, de Coyhaique, consultada por este momento en la vida de la hermana Margarita expresó tener que “agradecer a Dios porque ella es una persona íntegra, una mujer perseverante, muy cercana, siempre preocupada de la promoción de nosotras; de evangelizar esta región a la que le hacía tanta falta hace más de 60 años; y lo mejor de todo es que ella sigue vigente, comprometida y agradecida siempre. Le pido a Dios por ella, por su vida y buena salud”.

Presidió la eucaristía el padre Obispo Luis Infanti quien a nombre de la Iglesia de Aysén señaló “que nos alegramos y participamos de estos 50 años de fidelidad a Dios de la hermana Margarita especialmente sirviendo al pueblo en la Patagonia… Ella ha podido ser entre nosotros un signo de que la vida religiosa consagrada hoy en esta tierra bendita de Aysén es un don Dios. Esperamos que este testimonio haga surgir nuevas y entusiastas vocaciones en este Vicariato”.

Quien también dio testimonio sobre la vida de la hermana Margarita fue Ire Parada, animadora de la comunidad San José de Coyhaique, quien aseguró que “ella siempre ha estado con esta comunidad” y que para ellos “es un honor y orgullo que esté cumpliendo 50 años de misionera evangelizadora, y más aun con el carisma de las Siervas de San José de trabajo y oración”.

Breve biografía de la hermana Margarita
(Boletín “Puentes de Aysén”, junio 2019)

AGRADECIDOS 50 AÑOS / La hermana Margarita Estévez, Sierva de San José nació el año 1947 en Salamanca, España, e hizo ingresó a su congregación en 1966. Sus primeros votos los profesó en 1969 y su llegada a Chile fue directamente a Puerto Aysén, en 1976. De ahí en adelante, como buena misionera, ha estado en muchísimo lugares.

Reconoce con una sonrisa: “he recorrido todos los pueblos de Aysén, desde La Junta a Villa O’Higgins”. También, le tocó servir en Santiago un par de veces, pero la fuerza de la Patagonia siempre la devolvió a la región. Actualmente, vive en Coyhaique desde donde acompaña los colegios Francisco Xavier Butiña, y Sagrada Familia de Puerto Aysén. Consultada por este aniversario dice estar “muy agradecida de Dios y de tantas personas encontradas en el camino y lugares en que he estado”.

Fuente: Comunicaciones Aysén
Coyhaique, 17-06-2019
Video: Entrevista a Margarita Estévez - programa “Vamos al encuentro”.
Video: 50 años de Vida Religiosa de Margarita Estévez - Nota Santa María TV.