En fiesta de San Pedro, Obispo de Calama llamó a ser custodios de la fe, comunidad y tierra

Santo Patrono fue llevado en procesión por las calles del poblado de San Pedro de Atacama.

 
Lunes 01 de Julio de 2019
Ver Galería
Con el saludo de los Bailes Religiosos y la comunidad de fieles que desde la víspera llegaron hasta el Templo Parroquial para cantar el cumpleaños Feliz, se celebró el fin de semana en Atacama La Grande la fiesta en honor a San Pedro.

El obispo de la Diócesis San juan Bautista, Óscar Blanco Martínez presidió la Misa que fue concelebrada por el Párroco del lugar, Néstor Veneros Lepe y el Vicario Parroquial, Andrés Ruiz, ocasión en que se destacó la manifestación de fe de una comunidad que mantiene las tradiciones andinas entorno a su santo patrono.

El obispo en su homilía destacó a San Pedro y San Pablo como hombres elegidos por Jesús, aunque señaló no fueron intachables o perfectos, al contrario, seguidores del Señor, discípulos que se equivocaron, que cometían errores, “Pablo decía que en la debilidad encontraba la fortaleza, en sus pecados se gloriaba ante Dios. Pedro por su parte tuvo que llorar su fe, por su condición de traidor, sin embargo, Dios se valió de ellos, porque Dios hace milagros en lo imperfecto, Dios hace milagros en la fragilidad humana, manifiesta su gloria en la enfermedad, en el fracaso, en la duda, cuando el hombre es capaz de reconocer sus errores y de cambiar”.

Manifestó que Jesús les encargó a Pedro y Pablo el cuidado de sus corderos y ovejas, pobres y ricos, niños, jóvenes y adultos. “Estamos llamados a cumplir esta misma tarea, custodiarnos, cuidarnos unos y otros. Cuando uno ama a otro, lo cuida, cuando uno respeta al otro lo cuida, así estamos llamados a ser custodios unos de otros, a apacentar a los más débiles a cuidar a los niños, jóvenes, adultos y ancianos. Pedro y Pablo hicieron eso, como lo hacen los santos que son venerados en los pueblos de esta comuna, son testigos de nuestro cristianismo y nos cuidan. San Pedro cuida esta comuna y su Iglesia”.

Monseñor Óscar Blanco también destacó que previo a la celebración de la Eucaristía la comunidad realizó el “Pago a la Tierra”, dos ritos que resaltó son muy importantes para reconocer la obra de Dios, la tierra como obra sagrada que hay que custodiar y no maltratar “A la tierra se le pide permiso, se le agradece, porque es capaz de dar frutos, de entregar el agua, por eso tenemos que cuidar la tierra, sobre todo cuando la vemos amenazada y explotada”.

Agrego que el pago a la tierra tiene mucho que ver con la Eucaristía que es el sacramento del pan y el vino, frutos del trabajo de hombres y mujeres que siembran, cultivan y cosechan la tierra. La Eucaristía es renovar el trabajo del hombre que es presentado como ofrenda a Dios, para convertirse en alimento sagrado.

“Cuidemos nuestras tradiciones, costumbres cuidemos nuestra tierra que está siendo amenazada, no nos transformemos en cómplices del maltrato de nuestra tierra, cuidémonos entre nosotros”.

Fuente: Comunicaciones Calama
Calama , 01-07-2019