Misioneros comparten su testimonio de fe en el Cajón de Machalí

El administrador apostólico de Rancagua, monseñor Fernando Ramos, ofició una misa en la que participaron voluntarios de Trabajo País, que están misionado en el sector de El Cajón de Machalí, donde ayudaron a construir una capilla y entregaron su testimonio de fe.

 
Sábado 20 de Julio de 2019
Ver Galería
Un arduo trabajo están realizando los 35 voluntarios de Trabajo País, que misionan en el sector rural de El Cajón de Machalí. Ellos son parte de un grupo de dos mil estudiantes universitarios -principalmente de la Pontificia Universidad Católica- y secundarios, que están visitando más de 60 localidades del país, poniéndose al servicio de la Iglesia y de los más necesitados.

Reconociendo su valioso aporte, el obispo Fernando Ramos, administrador apostólico de Rancagua, celebró una misa este sábado en la comunidad de San Sebastián, donde los jóvenes están terminando de construir una capilla.

A la eucaristía asistieron los misioneros, vecinos del sector y representantes de otras comunidades de la Parroquia Sagrada Familia de Machalí, cuyo párroco es el padre José Vergara, que concelebró la misa.

En Terreno

El sonido de los martillos es incesante en el lugar de la construcción, pues deben dejar la capilla lista antes del lunes 23. Han sido 10 días de mucho trabajo y de mucha riqueza por los lazos de unión que se han forjado entre los misioneros y con la gente del sector.

Estos voluntarios no sólo han ayudado a construir una capilla, sino que han entregados su testimonio de fe a la comunidad que, según explican, los acogió con los brazos abiertos, preocupándose de ellos y de sus necesidades.

Alojando en una escuela del sector, los estudiantes no sólo han realizado el trabajo de construir la capilla, que estará bajo la advocación de San Sebastián, sino que además han buscado encontrarse con la comunidad y compartir su fe. Además, han participado en misas, Adoración al Santísimo y actividades lúdicas.

Cabe señalar que Trabajo País busca construir esperanza en torno a Cristo, mediante la construcción de espacios comunitarios y la realización de talleres a lo largo del país. Su lema es “Con esperanza y alegría, seamos Iglesia Viva”.

Fuente: Comunicaciones Rancagua
Rancagua, 20-07-2019