Dinámica Asamblea vivieron Jóvenes en Osorno

Participativos y alegres se mostraron los más de 70 jóvenes en una provechosa Asamblea Juvenil diocesana “Cristo Vive”, que se realizó este sábado, con el objetivo de escuchar a la juventud de la Iglesia local.

 
Domingo 11 de Agosto de 2019
Ver Galería
Provenientes de distintas comunidades, la asamblea presente reflexionó de cara a la realidad de la Iglesia Universal, nacional y local, y expresó sus sentimientos y pensamientos respecto de tres preguntas: ¿cómo veo la Iglesia? ¿Qué Iglesia sueño? Y ¿Qué Iglesia quiero construir? También adquirieron compromisos frente a las mismas respuestas que plasmaron en trozos de un rompecabezas, el cual armaron al finalizar el encuentro.

Los jóvenes manifestaron además el deseo de participar de manera más activa y con mayor orgullo y determinación en esta Iglesia que pese a la crisis que vive, persevera en llevar el mensaje de Jesús y trabajar por los que más necesitan. Instaron también a la comunidad católica a salir, a ser una Iglesia más misionera.

Los invitados a la Asamblea “Cristo Vive”, organizada por el equipo de la Pastoral Juvenil Diocesana, llegaron poco a poco de diversas comunidades, movimientos y colegios, quienes después de la bienvenida participaron de una serie de dinámicas a cargo de una pareja de estudiantes del Instituto comercial de Osorno, en las cuales los presentes pudieron distenderse y conocerse entre sus pares.

También hubo espacio para el encuentro personal con el Señor Sacramentado, donde los jóvenes en silencio solemne y actitud de recogimiento vivieron un momento de adoración a Jesús Eucaristía antes del trabajo en grupo y al finalizar el plenario, celebraron la misa que presidió el Administrador Apostólico, Obispo Jorge Concha Cayuqueo.

En la oportunidad el pastor de Osorno dijo que a pesar de que en todas las comunidades que conforman esta diócesis hay jóvenes, “no hay una pastoral juvenil diocesana. Por eso estamos queriendo animarla, y estamos aquí escuchándolos a ustedes, y lo que dijeron en el plenario me gustó porque se entendía que la Iglesia somos todos, con distintos roles”.

“Pero el trabajo principal lo hace Jesús, porque por mucha organización que tengamos no logramos nada, sin la gracia de Dios. Es su Espíritu quien mueve el corazón y nos da su gracia, sin Él la Iglesia se puede venir abajo fácilmente”, agregó. Por eso, “yo quiero animarlos a que se atrevan. La última chica que expuso habló de la fragilidad que tenemos”.

“Es verdad, no debemos temerle a la fragilidad… ¿Alguien da algo por un trigo podrido? Nadie lo hace, pero ¿qué sale de un grano de trigo podrido?, una nueva vida, una espiga hermosa. El trigo podrido es pura fragilidad, por eso no hay que temerle ni mirarla en menos, menos aún desde la fe. Al final es el poder de Dios que se manifiesta, y eso es lo que vale”, agregó el Obispo Jorge.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 11-08-2019
   Galerías:
Ver Galería
Ver Galería