Su 51 Aniversario celebró Radio la Voz de la Costa

Con un desayuno fraterno, una programación especial y un espectáculo en la Casa del Folclor, con siete presentaciones artísticas, la emisora festejó este sábado un nuevo año de transmisión en la provincia.

 
Martes 13 de Agosto de 2019
Ver Galería
El personal de Radio la Voz de la Costa, junto al director de la misma, padre Adrián de Vet o.f.m. Cap. y el Administrador Apostólico de Osorno, Obispo Jorge Concha Cayuqueo, compartieron la alegría de celebrar el 51 aniversario de la radioemisora.

De acuerdo al contexto histórico, su fundación está estrechamente ligada a la Diócesis de Osorno, la cual se creó en el año 1955, y el 25 de junio del año siguiente fue nombrado su primer Obispo, Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux, quien siempre atento a los signos de Dios, a las necesidades del prójimo y de la evangelización, vio la precariedad en el ámbito social, cultural, espiritual y económico de la zona, especialmente de La Costa en la provincia y buscó la forma y los medios necesarios para llegar a los más vulnerables.

Palabras del Obispo Valdés en Bendición de la Radioemisora
El 10 de agosto de 1968, el ahora Venerable Siervo de Dios, creó y bendijo Radio La Voz de la Costa. El siguiente extracto, es parte del mensaje que entregó en aquel momento:

“Podría decirse que el día de hoy tiene una significación histórica, que hunde sus raíces en un largo y aún no cerrado capítulo de la historia de Chile: El destino de la Araucanía. Los intentos de España por dominarla por tres siglos se quebraron ante la resistencia invicta de estas tribus, las más aguerridas que los conquistadores se encontrasen en nuestra América.

Todavía hoy alegan nuestros Huilliches de la Costa la legalidad de sus títulos de Comisarios de Indias, procedentes del reconocimiento de dominio que el poder Real les concediera en el siglo XVII, y cuando más tarde el Gobierno de la República cedió ante esta raza que mantenía su independencia de todo huinca, comprendiendo que no habrían de ser las armas las que hicieran de nuestros aborígenes leales ciudadanos de Chile, solicitó a la Iglesia misioneros que los transformasen primero en cristianos (…)

Largos 150 años han transcurrido desde que los primeros misioneros comenzaron su silenciosa y difícil faena en esta provincia (…) Cuando hace 12 años, caían bajo nuestra mirada pastoral, los graves y urgentes problemas humanos y sociales de la población de esta región de Osorno, llamada La Costa, una labor impostergable golpeó nuestra conciencia: a los misioneros anteriores había que sumar nuevas energías, nuevos medios y nuevas miradas adaptadas a sus urgentes necesidades y a nuevas situaciones (…).
Señores, al entregar hoy, al servicio esta nueva empresa destinada a la educación del campesinado de nuestra provincia, los Misioneros Capuchinos y un servidor, no hacemos más que cumplir con un imperativo de conciencia. El ser hombres de nuestro tiempo, nos ha hecho conocer la necesidad impostergable y la medida justa de nuestra participación, humilde pero sincera, en la solución de los problemas humanos que afectan a la masa campesina y especialmente a nuestros indígenas.

Queremos que nuestra respuesta a estos problemas, más que palabras sean obras, por eso ponemos esta obra al servicio de la población rural para su desarrollo fundamental técnico, moral, social y espiritual (…) Podría pensarse señores, que no es tarea de la Iglesia, y menos del clero, instalar una empresa como esta. En realidad cuando la Iglesia observa la falta de servicio y la necesidad de los sectores vulnerables, se hace presente (…) Este es señores, y ningún otro, el interés que ha guiado a los impulsadores de este radiodifusión con sus servicios escolares (…).

Grande es pues ahora la responsabilidad que asumimos ante Dios y ante la sociedad con este instrumento en nuestras manos. Sabremos enfrentarla si volvemos con frecuencia la mirada al mensaje inspirador de esta empresa, para ajustar siempre a él nuestra labor, rectificándola cada vez que otras miradas pretendan mezclarse en la intención (…)

Oh Dios, Padre nuestro y creador de lo visible y lo invisible (…) Concédenos la gracia de servirnos rectamente de estos nuevos instrumentos de comunicación, para el bien de nuestros hermanos, especialmente de los campesinos (…) Concédenos la gracia de colaborar en el desarrollo económico, social, moral y espiritual de nuestros hermanos, especialmente de los indígenas y de todos los postergados y marginados que esperan redención.

Y dígnate bendecir esta empresa radiofónica para que cumpla con los fines ordenados por Ti, para el bien de aquellos que en ella colaboran y de todos los que por ella recibirán un mensaje de salud y de paz, y para toda honra y gloria de tu Nombre. Tú que vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén”.

Fuente: Comunicaciones Osorno

Osorno, 13-08-2019