Día de la Solidaridad en Talca aboga por el cuidado de la casa común

Recordando la vida y obra de San Alberto Hurtado, este domingo 18 de agosto se celebró con una Eucaristía el día de la solidaridad en el templo catedral de Talca.

 
Lunes 19 de Agosto de 2019
Ver Galería
La Misa que inició a las 12:30 horas, estuvo presidida por el Administrador Apostólico de la Diócesis de Talca, el padre Galo Fernández Villaseca, quien recibió a las afueras de la catedral a todos los fieles que se acercaron, junto a algunos integrantes de la Pastoral Social.

Luego de realizar las lecturas del día, el obispo se dirigió a todos los presentes, feliz por poder celebrar en el día del Señor a San Alberto Hurtado y reflexionó sobre el “ser buenas personas”, ya que muchas veces creemos que por hacer el bien todo nos va a salir bien y fácil, buscamos hacer el bien para que Dios nos premie y no actuamos desde el verdadero sentido de nuestra fe, así como actuó Alberto Hurtado.

“Alberto se atrevió a hablar aquello que estaba mal, sufrió junto a aquellos que la estaban pasando mal. Su ministerio no fue muy largo, solo 16 años desde que se ordenó hasta su muerte, fue primero educador y asesor de jóvenes, y empezó a incitar a los jóvenes a una vida piadosa, ciertamente un poco exigente. Pero en aquello invitaba a una vivencia de la fe que fuera compromiso por la construcción de una sociedad más justa. La doctrina social de la Iglesia estuvo en el centro de sus predicaciones”.

Además, aseguró que nuestro santo chileno fue un católico convencido que siempre trabajó por un cambio social, por defender los derechos de los trabajadores y aunque en su tiempo fue criticado por muchos, por otro lado, su atrevimiento por transformar realidades oscuras lo llevó al pueblo de Dios.

A su vez, agradeció a todas aquellas personas que participan en la Pastoral Social de nuestra diócesis en sus distintas áreas, ya sea con los enfermos, con los adultos mayores o con lo hermanos migrantes. Destacó su labor y servicio con aquellos que se encuentran solos y complicados, y recordó que actualmente hay otra dimensión de solidaridad que debemos trabajar, pero en esta ocasión es con nuestro planeta Tierra.

“El Papa Francisco nos invita a una reconciliación con nuestra tierra, con el mundo que habitamos, haciendo ver que el exceso de consumo está dañando al planeta y con ello estamos dañando la vida de las generaciones futuras. El buen trato a la tierra es solidaridad con el que va a habitar la tierra el día de mañana, por ello también en ese plan tenemos que atrevernos a ser insistentes, la verdad es que todos necesitamos una conversión radical, el planeta ya no resiste que sigamos con estos niveles de consumo”, dijo el obispo.

Por esto, una vez llegado el momento del ofertorio en la celebración se hizo entrega de árboles nativos que posteriormente se repartieron a diversos representantes de comunidades y parroquias para ser plantados. Un momento muy bonito de esta Misa, símbolo del trabajo que como Iglesia tenemos con la casa común y que espera siga creciendo.

La celebración por el día de la Solidaridad culminó con este importante mensaje enfocado en nuestro planeta Tierra y recordando el legado de San Alberto Hurtado, de ser solidarios desde una fe madura.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 19-08-2019