El 20 de agosto se celebra un año más de presencia franciscana en Chile

Por 466 años cientos de frailes han dado testimonio de los valores de San Francisco, desde las grandes ciudades, hasta los lugares más recónditos y alejados del país.

 
Martes 20 de Agosto de 2019
Actualmente los hermanos franciscanos están presentes en 19 fraternidades desde Iquique a Castro, acompañando a diferentes comunidades parroquiales, a jóvenes, a pastorales escolares y a personas en situación de vulnerabilidad a través de comedores solidarios. A ello se suma su participación académica mediante la docencia universitaria y el aporte a la cultura por medio de la preservación y cuidado de museos y archivos históricos franciscanos, entre otros apostolados.

Para el hermano Isauro Covili, actual Ministro provincial de la Orden conmemorar este acontecimiento, es poner en memoria toda la historia de la presencia y recordar el fervor misionero de los religiosos. “Esta historia nos permite mirar hacia adelante y proyectarnos con optimismo y esperanza. Es un momento para pensar en el redimensionamiento y en cómo resignificamos hoy nuestra vida en los lugares donde tenemos presencia y en los nuevos lugares en que estamos invitados a sumir. Es una invitación a pensar en la fragilidad y en las grandezas que tenemos y que nos permiten seguir soñando por un mejor futuro”, comentó.

Historia de los franciscanos en Chile

Corría el año 1553 cuando los primeros cinco religiosos franciscanos llegaron a territorio nacional. Fue el 20 de agosto de ese año, cuando los hermanos españoles Martín de Robleda, Juan de Torralba, Cristóbal de Rabaneda, Juan de la Torre y Francisco de Frejenal, llegaron a Chile provenientes del Perú, tras una solicitud levantada por Pedro de Valdivia.

A los dos días de su llegada, el hermano Martín, quien ejercía como superior, se reunió con el cabildo de Santiago y consiguió la donación de la ermita de Santa Lucía y siete solares para edificar el convento. Así, el 3 de octubre de 1553 fue fundado el primer claustro.

Tras ello, el fraile Robleda partió a Concepción para crear una fraternidad, donde Pedro de Valdivia era gobernador. Al darse cuenta del duro trato que éste tenía con los nativos de la zona, el hermano recrimina su conducta, abriendo paso a la creación de algunas leyes de protección indígena.

El 7 de octubre de 1554, los frailes pasan a ocupar la ermita de Nuestra Señora del Socorro en Santiago, lo que actualmente corresponde al convento de San Francisco de Alameda, y poco a poco su presencia trascendió a distintas ciudades del país como Valdivia, La Serena, Angol, Imperial, Villarrica y Castro.

Ya en 1565, tras la aprobación del papa Pío V, se declara a la custodia de Chile independiente de la provincia de Perú, fundándose así la Provincia de la Santísima Trinidad que permanece hasta hoy.

Desde la Paz y Bien, la Orden Franciscana de Chile ha hecho presente, durante 466 años, el Reino de Dios a lo largo de todo el país. Desde la gran ciudad, hasta los lugares más recónditos y alejados, han sido tocados por los valores de San Francisco gracias a la entrega de cientos de hermanos.

Fuente: Oficina de comunicaciones Orden Franciscana de Chile
Santiago, 20-08-2019