Obispo Jorge Concha Cayuqueo: "Alberto Hurtado demostró con sus obras y con su vida su fe en el Señor Jesús".

Una hermosa y solemne eucaristía celebró este lunes la diócesis de Osorno, con motivo de festejar la pascua de San Alberto Hurtado.

 
Martes 20 de Agosto de 2019
Ver Galería
Con la presencia de los “patroncitos” que asiste el Hogar de Cristo en la provincia, algunos trabajadores de dicha fundación, estudiantes, profesores y apoderados del Colegio San Mateo, que es dirigido por la Compañía de Jesús en Osorno, además de representantes de la Pastoral Social diocesana, y fieles y devotos del santo chileno, la celebración eucarística se inició a las 19.15 en el templo mayor de la Iglesia Local.

La celebración eucarística fue presidida por el Administrador Apostólico de Osorno, Obispo Jorge Concha Cayuqueo y concelebrada por los sacerdotes de la Compañía de Jesús, Juan Valdés y Nelson Peña; el padre Cristián Villalón párroco de San Bernardino, en Quilacahuín, y el padre Jorge Gómez, párroco de San Sebastián, en Purranque.

“Alberto Hurtado, demostró con sus obras y con su vida su fe en el Señor Jesús”, dijo el pastor de la Iglesia osornina al iniciar su homilía, en la que también destacó la figura del santo chileno, quien “ha sido un gran servidor y sigue sirviendo a su Iglesia y a todos, especialmente a los que más necesitan, aún en nuestro tiempo y hoy damos gracias a Dios por él, por su presencia en nuestro país, y en la vida de tantas personas a las que ayudó y sigue ayudando a través de su fundación”.

Este sacerdote de la Compañía de Jesús, pensaba en lo que veía, pero también “tenía una visión de país, la que le permitió ir más allá de la caridad solo asistencialista e individualista”, señaló el Obispo y aseguró que “Monseñor Valdés, en una carta que envió al provincial de su tiempo, cuando estaba en proceso de beatificación, y dice que respecto de Alberto hurtado: su misión providencial fue dar ciertamente orientación real, firme , requerida por la época, sabía cómo leer los signos de los tiempos, el alma del catolicismo, especialmente en los sectores de la juventud y en el mundo asalariados”.

Continuó y señaló que el santo chileno, “animó a asumir la responsabilidad social del hecho de tener y decir que Cristo está en el centro de su vida, poniendo también en el centro a la persona, especialmente a los pobres, los niños, los trabajadores, los enfermos. La fe que profesamos y que celebramos en la Eucaristía, en las expresiones de religiosidad, en la oración, no pueden dejar al creyente en la indiferencia”.

Alberto Hurtado remeció la conciencia de los chilenos y chilenas del siglo XX, afirmó el Administrador apostólico de Osorno y agregó que “su fuente era el Evangelio del amor del Señor Jesús de ayer, de hoy y de siempre. Su ejemplo y su enseñanza siguen iluminando, no solo la conciencia individual y colectiva de nuestro tiempo, sino a todo un país, aún en tiempos difíciles como en el que vivimos”.

“Este hombre vocacionado para ser un servidor, amó a Dios y a sus hermanos con inmensa generosidad, y en Cristo encontró la lucidez y la fuerza para vivir su fe cumpliendo lo dicho por Jesús: “el que permanece en mí, como yo estoy unido a Él (el Padre), produce mucho fruto”, señaló y finalizó “San Alberto Hurtado, enséñanos a seguir y estar unidos a Jesucristo para dar los frutos que el Padre espera de nosotros en nuestro tiempo”.

Fuente: Comunicaciones Osorno
Osorno, 20-08-2019