Iglesia de Concepción realiza amplia acogida a migrantes

Con hermosos signos de acogida y gratitud, numerosos migrantes participaron en la celebración de la Misa, en el Día Nacional del Migrante, en la parroquia San Francisco de Asís, en Lorenzo Arenas, en Concepción. La eucaristía fue presidida por el arzobispo, monseñor Fernando Chomali.

 
Lunes 02 de Septiembre de 2019
Ver Galería
En la introducción de la celebración, se señaló que “la migración es un fenómeno mundial, un signo de los tiempos, que interpela, debido a la gran cantidad de hermanos que se ven obligados a desplazarse por el mundo, por situaciones de guerra, de pobreza y desigualdad, buscando protección, seguridad y un futuro mejor”.

Asimismo, se recordaron palabras del Papa Francisco, quien ha dicho que “no se trata de solo migrantes. Son antes que nada seres humanos y que hoy son símbolo de todos los descartados de la sociedad globalizada”. Cada uno es un hermano con nombre, rostro y una historia, al que debemos acoger, respetar y amar.

En su homilía, Monseñor Chomali reflexionó respecto a que nadie quiere irse de su país, pero a veces es necesario para proteger la integridad física y la vida personal y familiar. “Me siento unidos a ustedes, no sólo de palabras, sino de corazón, porque sé lo difícil que es la patria”, precisó.

Agregó que “para los católicos no hay extranjeros, porque une algo mucho más profundo, que un pasaporte. Todos somos hijos del mismo Dios; nos une la absoluta certeza de que Dios nos ha dado la vida en este mundo. Nos une también la convicción que de alguna manera todos nosotros somos migrantes, porque sabemos que nuestra patria definitiva es el encuentro con el Señor”.

Planteó que la Iglesia, acompaña a los hermanos migrantes que han llegado al país. “La Iglesia lo hace de corazón. También tenemos que evangelizar para erradicar en Chile, cualquier atisbo de xenofobia y racismo, porque eso no es propio de una sociedad cristiana, no es propio de una sociedad que reconoce la dignidad de un ser humano. Ustedes embellecen el país, lo hacen más diverso con sus dones, habilidades y destrezas. Siéntanse todos muy bienvenidos”.

Al concluir la celebración, la Hna Maritza Zamora, religiosa de María Inmaculada y miembro de la Pastoral del Migrante, agradeció a Dios por el servicio de la Iglesia a los migrantes que han llegado a la zona. “Hoy, es un día especial para dar gracias al Señor por todo su amor maravilloso para dar acogida a los hermanos migrantes, ya sea en nuestra casa como en las parroquias de la Arquidiócesis. Damos gracias al Señor por los voluntarios y voluntarias que están comprometidos con esta misión, que con su disponibilidad, servicio y acogida, nos animan, acompañan en los diversos servicios que se entregan de manera gratuita y desinteresada por amor a Dios, trabajando en comunidades, sensibilizando a través de las diversas actividades sociales y culturales, como talleres, capacitaciones, dándoles oportunidad a nuestras hermanos y hermanas migrantes”.
Agradeció, además, a las personas que ayudan con este servicio, “a los empresarios y personas de buena voluntad que dan trabajo para llevar el pan cada día a sus hogares y tener una vida digna y feliz. Seguimos pidiendo al Señor, para que surjan más empresarios que sigan dando trabajo. A ustedes hermanos migrantes sigan esforzándose, para conseguir sus metas y sueños”.
Al término de la Misa, los migrantes asistentes recibieron la invitación para participar en un compartir fraterno, en dependencias de la parroquia.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 02-09-2019