Cientos de fieles celebraron a la Virgen de las Mercedes en Limávida

Como cada segundo domingo de septiembre feligreses de la Zona Costa y de diferentes puntos de nuestra diócesis, llegaron desde muy temprano al Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes en Limávida para venerarla.

 
Lunes 09 de Septiembre de 2019
Ver Galería
Desde las 08:00 horas de este domingo comenzó la primera misa en honor a la Mercedita, la cual estuvo dedicada a los jóvenes que año tras año realzan la vida juvenil en la zona y son parte importante de esta celebración. Luego a las 10:00 horas inició la segunda Eucaristía del día, dedicada a las decenas de familias que se acercaron en este día.

Posteriormente a las 11:00 horas se invitó a un grupo de niños a acercarse al altar, y a faldas de la Virgen de las Mercedes, el Administrador Apostólico de la Diócesis de Talca, el padre Galo Fernández Villaseca, los bendijo. Cada uno de ellos llevaba un cartel con mensajes y oraciones, acordes con lo que se vive en la actualidad, como el reciclaje, la vida en familia y los derechos de inclusión y respeto hacia ellos, entre otras motivaciones.

Una vez finalizada esta bendición, se dio inicio a la tercera misa del día presidida por el padre Galo Fernández y concelebrada por el padre Hernán Vergara Jara, párroco de Hualañé y de La Huerta de Mataquito. En su homilía el obispo expresó su alegría por verlos a todos reunidos y por ver como esta celebración pasa de generación en generación al ver personas de todas las edades asistiendo juntos para experimentar el amor protector de la Santísima Virgen.

Asimismo, aseveró que entre las cosas que le pedimos a Jesús en este día por medio de su madre, le pidamos que “nos ayude a vivir con un corazón que sepa amar, con un corazón que sepa vivir conforme a la voluntad de Dios”.

“Tomemos conciencia de lo que significa seguir a Jesús, no es solo venir a marcar tarjeta como se hace en un trabajo. No vengo aquí al santuario a cumplir algo y quedar tranquilo. Jesús se da vuelta y nos mira diciéndonos a cada uno de nosotros las condiciones para ser de verdad sus discípulos”, agregó el Administrador Apostólico.

Para finalizar indicó que siempre es bueno expresar con alegría y fervor nuestra fe, pero que no sea solo en una fecha específica, en un domingo, sino que sea en toda nuestra vida: “Aquí estamos con nuestras alegrías y dolores, aquí estamos contemplando a la madre del Señor, aquí estamos para dar gracias a Dios porque nos cuida, porque nos ama y porque nos enseña a amar, expresemos con fervor nuestra fe”.

Ya culminada esta misa, todos los presentes hicieron adoración al Santísimo y posteriormente se acercaron a la imagen de la Virgen para tocarla y encomendarse a ella, antes de ser llevada nuevamente dentro del santuario.

Entre las últimas actividades para concluir este día de celebración, estuvo la procesión de la imagen por los alrededores de Limávida, la cual empezó a las 15:00 horas y la misa final de envío a las 18:00 horas.

Fuente: Comunicaciones Talca
Curepto, 09-09-2019