El Papa Francisco a Tailandia y Japón en noviembre

Del 19 al 26 de noviembre, el Pontífice hará un viaje apostólico a los dos países asiáticos, por invitación de las autoridades locales y de los obispos. La Oficina de Prensa de la Santa Sede lo ha comunicado. Será el segundo Papa en visitar Tailandia y Japón, después de Juan Pablo II.

 
Viernes 13 de Septiembre de 2019
Tailandia y Japón esperan al Papa Francisco. Y pronto podrán recibirlo: el Pontífice, de hecho, partirá para los dos países el próximo 19 de noviembre. En el Reino de Tailandia, el Papa se detendrá del 20 al 23 de noviembre, luego se trasladará a Japón y visitará Tokio, Nagasaki e Hiroshima del 23 al 26 de noviembre. Sin embargo, el programa completo se anunciará más adelante.

Discípulos de Cristo, discípulos misioneros

El lema de la primera etapa del camino apostólico es "Discípulos de Cristo, discípulos misioneros", con referencia a un aniversario importante: en 2019, de hecho, el 350 aniversario del establecimiento del Vicariato Apostólico de Siam, erigido en 1669. Un acontecimiento también recordado por el logotipo preparado para la visita: Francisco aparece sonriendo y bendiciendo, mientras que debajo hay una barca diseñada, un símbolo de la evangelización, coronada por un árbol con tres velas, que recuerdan a la Trinidad. La barca está sostenida por una estilizada representación de la mano de la Virgen María. Finalmente, una cruz de oro exhorta a toda la Iglesia Católica Tailandesa a ser testigo de la Buena Nueva.

Asia, un continente vasto y multiforme

Se recuerdan así las palabras del Papa Francisco, contenidas en el mensaje enviado en enero de este año a la reunión celebrada en Bangkok entre los presidentes de las Comisiones Doctrinales de las Conferencias Episcopales de Asia y una delegación de la Congregación para la Doctrina de la Fe. "Están reunidos en Asia, un continente vasto y multiforme, marcado por la diversidad religiosa, lingüística y cultural -escribió el Pontífice-, para reafirmar nuestra responsabilidad común por la unidad y la integridad de la fe católica, así como para explorar nuevos medios y métodos de testimoniar el Evangelio en medio de los desafíos de nuestro mundo contemporáneo".

Protegiendo cada vida

El tema del viaje apostólico a Japón se centra más bien en la protección de la vida y la creación. "Proteger cada vida", con la "t" en forma de cruz, es de hecho el lema elegido para la visita, tomado de la "Oración cristiana con la creación" que concluye la encíclica de Francisco "Alabado sea el cuidado de la casa común". La exhortación es a respetar no sólo la dignidad de cada persona, sino también el medio ambiente, especialmente en un país como Japón donde la amenaza nuclear - leemos en la descripción del lema - "sigue siendo un problema persistente". Tres llamas de tres colores diferentes caracterizan el logotipo: una llama roja para recordar a los mártires, fundamento de la Iglesia en Japón; una llama azul para representar a la Bienaventurada María que abraza a toda la humanidad como hijos suyos, y una llama verde que recuerda tanto la naturaleza de Japón como la misión de proclamar el Evangelio de la esperanza. Un círculo rojo, como un sol, envuelve cada vida, simbolizando el amor. El Papa, representado de un modo azul estilizado, parece estar bendiciendo.

El deseo del Papa

El 12 de septiembre de 2018, en efecto, cuando se reunió con algunos miembros de la Asociación japonesa "Tensho Kenoh Shisetsu Kenshoukai" -fundada hace 20 años en Miyazaki para dar a conocer la figura de Mancio Ito, un joven japonés que llegó a Europa en 1500 por iniciativa de los misioneros jesuitas-, el Papa dijo: "Me gustaría anunciarles mi deseo de visitar Japón el año próximo. Esperamos hacerlo". Ahora esa esperanza se ha hecho realidad.

Fuente: www.vaticannews.va
Vaticano, 13-09-2019