“Necesitamos de una verdadera conversión ecológica”, expresó el Padre Jaime Ortiz de Lazcano, administrador Apostólico de San Felipe

Con gran solemnidad se desarrolló el Te Deum, este miércoles 18 de Septiembre, presidido por el Padre Jaime Ortiz de Lazcano Piquer, administrador apostólico de la Diócesis de San Felipe, con presencia de autoridades parlamentarias, gobernadores, alcaldes, representantes del Ejército, Carabineros, Policía de Investigaciones y cientos de invitados que repletaron el templo Catedral.

 
Miércoles 18 de Septiembre de 2019
Ver Galería
Tras reflexionar sobre el evangelio el Administrador Apostólico se refirió: “Ante una sociedad enferma, individualista, infectada por el relativismo en donde todo es verdad y nada es verdad, una sociedad llena de desconfianzas, donde nadie le cree a nadie, en donde el prójimo tiene más de enemigo y de adversario, que de semejante y de hermano. ¿Cómo hacer? Evidentemente no es fácil, pero el camino que debemos poner en práctica es el de una cultura de diálogo permanente, y para esto es fundamental la pedagogía del encuentro. Cuánto, incluso en nuestras familias, falta el tiempo para encontrarse, escucharse, conocerse y comprenderse”.

Un llamado en acoger a los hermanos migrantes

También se habló sobre Si miramos nuestros orígenes, nuestro código genético, descubriremos que nuestros antepasados también eran migrantes; precisamente, la mezcla ha enriquecido nuestro ser. Incluso nuestros apellidos son muestra de orígenes distintos. Sabemos, además, que nadie deja su tierra por gusto. Ya salir es un drama y un sufrimiento grande, en ocasiones buscando mejores trabajos y mejores oportunidades, en otras buscando salir de condiciones graves de vida y de pobreza, y otras escapando de sistemas de gobierno, totalitarios e injustos, en donde se vive opresión y auténtica esclavitud. Ante esto, hemos de intentar acoger de la mejor forma a los hermanos y hermanas migrantes que llegan a nuestras calles y ciudades, mostrando un ánimo sereno y abierto para que su inserción sea más fácil.

La actual realidad social

En la actualidad corremos el grave peligro, a través de la difusión instantánea de las comunicaciones, de las redes sociales, del mundo digital, de olvidarnos de quiénes somos, de dónde venimos y de a dónde vamos. En ocasiones, parecemos adivinar que detrás de todo esto, hay ‘un nuevo orden mundial’ que se nos quiere imponer, y en donde el resultado que se busca no es otro si no ‘cambiar el alma a Chile’, cambiar el alma a las personas. Si nos olvidamos de quiénes somos, de dónde venimos, entonces perdemos el horizonte y ya no sabemos a dónde vamos; y de consecuencia, dejamos de entendernos a nosotros mismos.

La necesidad de una conversión ecológica

El Papa Francisco nos invita a escuchar con el corazón los gritos cada vez más angustiosos de la tierra y de sus pobres, en busca de ayuda y responsabilidad, para atestiguar la gran urgencia de un cambio, de una ‘conversión ecológica’. Nos llama a dar testimonio del compromiso a estas alturas ya impostergable de empezar a actuar concretamente, para salvar la tierra y la vida en ella, basados en una ecología integral. Como Valle del Aconcagua, como diócesis de San Felipe que incluye las tres provincias de Los Andes, San Felipe y Petorca, vemos con mucha preocupación la falta de agua para nuestros animales y cultivos. Sabemos que este problema requiere de medidas a nivel país, así como también medidas a nivel local, y también personal. Quisiera que, como Iglesia, reflexionáramos y discerniéramos pasos que se pueden dar en lo inmediato, para que tantos animales no perezcan fruto de la escasez del agua. A este problema, no le podemos quitar importancia, pues la mera lógica nos dice que cada vez hay menos agua, y sin embargo cada vez es mayor la demanda de la misma.

Sobre la educación chilena

Es lamentable ser testigo de colegios que pasan en ‘toma’ por los alumnos muchos días al año, lo mismo universidades, etc. Descontento de los alumnos, de los profesores, de los apoderados, etc. Pareciera que nadie dimensiona verdaderamente y con profundidad el problema. Se habla de una educación de calidad como un derecho de todos, y efectivamente así lo es. Pero no se puede reformar todo de golpe y a la vez.

Fuente: Comunicaciones San Felipe
San Felipe, 18-09-2019
Documentos Adjuntos: