Iglesia de Concepción agradeció la misión de los educadores

Con un especial sentimiento, monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción, entregó un profundo mensaje a los profesores y profesoras, durante la celebración de la Eucaristía, en la parroquia Del Sagrario, en el contexto del Día del Profesor.

 
Miércoles 16 de Octubre de 2019
Ver Galería
El templo se copó de docentes, a quienes Monseñor hizo la invitación de imitar actitudes de Jesús Maestro, en su quehacer académico. “He reflexionado a la luz del Evangelio en torno a Jesús Maestro, y pienso que hay algunas características dignas de imitar. La primera es ser manso y humilde de corazón. Quienes tenemos la obligación de enseñar, debemos estar dispuesto al cambio, dispuestos a las nuevas posibilidades que nos ofrece el mundo y estar dispuestos a cambiar nuestras formas de hacer clases”, agregando que cualquier rigidez, en materia pedagógica y pastoral es contraproducente. Por ello, llamó a estar muy atentos a los cambios que se producen a pasos agigantados. “No sólo no le tengamos miedos a los cambios que vienen, sino que debemos sumarnos con la actitud de Jesucristo de ser mansos y humildes de corazón”.

Se refirió, además, a que Jesús Maestro hablaba como quien tiene autoridad. “La autoridad, hoy, se gana. La responsabilidad se tiene en virtud de un decreto, en virtud de un contrato, pero la autoridad se gana. Se gana sirviendo. Jesús lavó los pies a quienes estaban descalzos. Hoy, nos surge, a todos, ayudarnos mutuamente con una actitud de servicio”.

Resaltó también la actitud misericordiosa de Jesús. “Nosotros no estamos llamados a escandalizarnos de las cosas que pasan hoy. Ya no están los tiempos para mirar la paja en el ojo ajeno, sino para mirar nuestra propia viga. No están los tiempos para juzgar, sino que están los tiempos para ser infinitamente misericordiosos con los demás y con nosotros mismos. El mundo sobrevivirá exclusivamente por la misericordia. Incluso el Papa nos invita a convertir nuestras parroquias en un oasis de misericordia y nosotros podemos, sin faltar en un ápice nuestra actividad pedagógica, porque también llamados a convertir nuestros colegios en un oasis de misericordia. Eso es factible”, subrayó el Arzobispo.

Hizo hincapié en mantener una especial predilección con los más necesitados. “Creo que es una trampa, aunque a algunos les guste, que caigamos en la lógica del marketing, para los propios jóvenes, que caigamos en una competencia”, añadiendo, en tanto, la importancia de potenciar la pastoral en la educación de los colegios de Iglesia. “La verdad, la pastoral, en nuestro colegios es el corazón del colegio, porque al final de la vida, lo que nos sostiene no son los conocimientos, sino que es la fe en Dios, en la esperanza. La pastoral es la luz y el alimento que ilumina el quehacer intelectual al cual están abocados”.

Monseñor Chomali concluyó su homilía, manifestando que los profesores y profesoras “son un tesoro para la sociedad, porque todo lo que aprenden los jóvenes, lo aprenden de ustedes y sólo cabe una actitud de agradecimiento por el trabajo, que a veces se hace dificultoso por el contexto en el cual vivimos en Chile”.

Tras la celebración de la Eucaristía, los profesores y profesoras fueron invitados a un compartir fraterno, en dependencias del Arzobispado.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 16-10-2019