Se efectuó Primera Jornada “Crisis de la Iglesia: prevención y acompañamiento de víctimas”

Con esta Jornada se espera iniciar una serie de encuentros académicos que estudien, conversen diferentes actores sociales y eclesiales, reflexione, y propongan elementos para el cambio de actitudes.

 
Viernes 18 de Octubre de 2019
Ver Galería
Cerca de 200 personas asistieron a la I Jornada “Crisis de la Iglesia: prevención y acompañamiento de víctimas” que organizó el Consejo Diocesano para Prevención y Acompañamiento de Víctimas del Obispado de Valparaíso en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Con esta Jornada se espera iniciar una serie de encuentros académicos que estudien, conversen diferentes actores sociales y eclesiales, reflexione, y propongan elementos para el cambio de actitudes.

La mañana se inició con la Conferencia inaugural “Una propuesta para enfrentar la crisis: de la depresión a la esperanza” del psiquiatra Ricardo Capponi, escritor y autor de numerosas publicaciones. En su charla señaló que la Iglesia está llamada a hacer una renovación respecto de su mirada de la sociedad del siglo XXI. “La Iglesia ha tenido una dificultad muy grande para integrar una vertiente que tiene que ver con el mundo afectivo”. También se refirió a la recuperación de la confianza por parte de la sociedad. “Cuando la sociedad vea que la Iglesia está dispuesta a hacer un camino de reparación que atenta en esencia a aquello que generó la crisis, ahí la sociedad va a retomar la confianza en la Iglesia”.

“Se requiere un trabajo mancomunado. El Papa lo ha señalado, él ha dicho que de la cultura de abuso de sale en la medida que seamos capaces de cambiar la cultura. Y cambiar la cultura se hace en carácter sinodal, no desde los iluminados que nos dirán cómo hacerlo, se hace desde el Pueblo de Dios y a partir de ahí construir un conocimiento que le permita integrar a su doctrina, a su teología una mirada de la afectividad, del manejo del impulso de la sexualidad que dé una respuesta consistente y coherente y haga que los sacerdotes y la Iglesia se transformen en expertos en el tema”.

En la 2a sesión se realizó el Diálogo entre Derecho Civil y Canónico. En él participaron Ana María Celis B., Presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile, Claudia Perivancich H., Fiscal Regional de Valparaíso y Pilar Ramírez R., Directora Dpto. de Prevención de Abusos CECH.

Ana María Celis en su presentación sobre el tema “La mirada de la Iglesia, más allá de lo jurídico” se refirió a la respuesta de la Iglesia en cuanto a la crisis: la recepción de denuncias, la prevención para que se eviten, se detecten aquellas situaciones que producen abusos sexuales en contexto eclesial y lo tercero es el acompañamiento a las víctimas. La Fiscal Claudia Perivancich en su charla “La visión desde el Ministerio Público” se refirió al proceso de persecución penal de los delitos sexuales. En tanto, Pilar Ramírez compartió la experiencia del Departamento de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile a nivel nacional: lecciones y perspectivas. “Lo primero es señalar que hablar de abuso ayuda a romper el silencio”. En su exposición hizo un recorrido sobre los aprendizajes y desafíos que tiene esta entidad. Además, recordó lo dicho por el Papa Francisco “necesitamos trabajar en una cultura del cuidado y ella nos hace estar cada vez más convencidos que esto no es sólo el sacar el abuso sexual del interior de la Iglesia, sino que tiene que ver con la necesidad de poder ir instalando culturas que impregnen todas nuestras relaciones dentro de la Iglesia. ¿Cuáles son? Las maneras de relacionarnos dice el Papa, de rezar, de pensar, de vivir la autoridad”.

La tarde se inició con la 3a sesión “La crisis de la Iglesia en la opinión de los laicos”. Compartieron su visión: Orlando Valle, Coordinador del Consejo Diocesano de Movimientos Laicales con el tema “Las voces de los laicos, sus dolores y esperanzas” y la Hna. Mariana Peña M., Psicóloga de la Congregación de las Hermanas de la Providencia e integrante del Consejo Diocesano para la Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas con el tema “La experiencia regional y proyecciones en la Diócesis de Valparaíso”. Orlando Valle señaló que los laicos tienen mucho que decir y mostrar. “Hay más de 20 movimiento laicales activos con un consejo conformado por ocho personas que pensamos cómo los laicos podemos hacer los cambios que necesitamos hoy. Tenemos esperanzas, porque somos parte de la Iglesia, somos parte del problema y queremos ser parte de la solución. La Iglesia la salvamos todos. Es importante la participación del Pueblo de Dios que somos todos, que se puedan expresar, elegir sus liderazgos”.

La hermana Mariana expuso cómo ha sido el primer año de vida del Consejo Diocesano para la Prevención y Acompañamiento de Víctimas. “Nuestra primera función es acoger y escuchar a las víctimas de abuso y desde ahí acompañar a las víctimas dentro del proceso canónico que se realiza. Formación en temas de prevención de abusos según los lineamientos de la CECh y que ya llevamos más de mil personas formadas. También trabajamos con redes con los colegios y los movimientos laicales. Además, nos hemos preocupado de la autoformación de los integrantes del Consejo”. También se refirió a la formación que se ha entregado en parroquias y colegios; y a los desafíos que tiene relación con la formación continua para los agentes pastorales, sacerdotes, religiosas y otros centros de estudio. A su vez, esperan el próximo año poder avanzar en el acompañamiento de las víctimas desde el punto de vista pastoral espiritual, en la inserción en las redes y en la autoformación.

“¿Qué hacer? Autocrítica y Proyecciones futuras” fue el título de la 4a sesión con la que se concluyó la Jornada. En ella, los temas fueron: “La Experiencia y proyección de las Jornadas de Reflexión de la Comunidad PUCV” impartida por los Profesores María Isabel Toledo D., Facultad de Ciencias del Mar y Geografía y Manuel Bravo M., Decano Facultad de Ciencias. PUCV.

En tanto, Alicia Sanhueza E., Lic. en Ciencias Religiosas. Profesora de Religión y Moral, Facultad Eclesiástica de Teología PUCV y miembro del Consejo Diocesano para la Prevención y acompañamiento de Víctimas reflexionó sobre la “Resignificación y sanación: ¿cómo y por qué? Creando ambientes sanos en nuestra Iglesia de Valparaíso”. “Hemos sido fieles a este llamado como un servicio y hemos recorrido la diócesis llevando esta formación a comunidades parroquiales, sacerdotes, religiosas, profesores subrayando el mensaje del Papa Francisco de esta urgencia de generar espacios donde la cultura del abuso y del encubrimiento no sea el esquema dominante, donde no se confunda una actitud crítica y cuestionadora con traición. Podemos crear ambientes sanos en nuestra Iglesia de Valparaíso, con la participación de todos en la búsqueda de la verdad, en llevar adelante también todos estos procesos formativos, abrir todos los espacios posibles de formación con el apoyo de todos nosotros, los profesionales y los no profesionales y por sobre todo colocando en el centro de nuestras vidas a Cristo, porque Cristo ha muerto y resucitado, él vive, sana y salva”.

Fuente: Comunicaciones de Valparaíso
Valparaíso, 18-10-2019
   Galerías:
Ver Galería