Coyhaique

Declaración Pública Comisión Justicia y Paz Aysén

La Paz nace de la verdad y la justicia, no del engaño y la desigualdad

 
Martes 22 de Octubre de 2019
Como Comisión Justicia y Paz del Vicariato Apostólico de Aysén, respecto de los acontecimientos que estamos viviendo como pueblo de Chile.

Consideramos que dado:

1. El descontento social por las políticas públicas que no han dado respuesta a las necesidades de una gran parte de las ciudadanas y los ciudadanos.

2. La escandalosa desigualdad social: unos pocos tienen un poder adquisitivo ilimitado, y la gran generalidad de los chilenos no alcanza a llegar a fin de mes. Unos pocos son dueños de la tierra, de las aguas, de los bosques y minerales limitando el libre acceso a estos bienes comunes, empobreciendo al país entero.

3. La nula voluntad de los políticos que han hecho fracasar la democracia representativa al demostrar la ineficiencia en legislar políticas públicas, favoreciendo únicamente a los más poderosos, económicamente hablando.

4. El derrumbe del sistema inhumano del capitalismo salvaje que fomenta la competitividad, el individualismo, y un falso desarrollo, que margina a gran parte de nuestra sociedad.

El pueblo, nuestros hermanos, ustedes y nosotros, que cada día sufrimos las consecuencias de un sistema fagocitante de la dignidad humana y de sus más legítimos derechos, ha salido a manifestarse, pacifica pero decididamente, exigiendo la justicia en las condiciones de vida para todas y todos.

Rechazamos enérgicamente los actos de violencia y saqueos que algunos, aprovechando las circunstancias, generan y, con ello, empañan las legítimas demandas del pueblo de Chile.

Rechazamos la manipulación que se está haciendo del sentir de cada uno de nuestros hermanos que se manifiestan pacífica y creativamente.

Rechazamos la militarización de las ciudades, los encapuchados y masivos saqueos que nada tienen que ver con el legítimo derecho del pueblo a manifestarse.

Exigimos por lo tanto:

1. Un marcado diálogo social en donde se planifique un trabajo serio para pensar un Chile mejor y socialmente justo, con ejes democratizadores transparentes y transversales.

2. Actuar con verdad, a rostro descubierto, sin corrupción solapada, sólo así podremos saber con quién dialogamos.

3. Sacar las FFAA de las calles, el pueblo de Chile no quiere más represión, quiere diálogo, paz, verdad y justica.

4. Que las autoridades reconozcan la demanda de los grandes movimientos sociales y sindicales, con carácter vinculante, para sentar las bases de un país participativo y democrático.

5. Que los parlamentarios muestren al país un deseo de cambio, canalizando políticamente las grandes necesidades que el pueblo reiteradamente ha manifestado en estos años.

6. Que se aborden de raíz por parte de los poderes legislativos, en conjunto con los actores sociales, los requerimientos de cada uno de los chilenos sobre: sistema de pensiones, sistema de salud, educación, vivienda, transporte.

Terminamos con las palabras del Papa Francisco: La política no debe someterse a la economía y ésta no debe someterse a los dictámenes y al paradigma eficientista de la tecnocracia. Hoy, pensando en el bien común, necesitamos imperiosamente que la política y la economía, en diálogo, se coloquen decididamente al servicio de la vida, especialmente de la vida humana. La salvación de los bancos a toda costa, haciendo pagar el precio a la población, sin la firme decisión de revisar y reformar el entero sistema, reafirma un dominio absoluto de las finanzas que no tiene futuro y que sólo podrá generar nuevas crisis después de una larga, costosa y aparente curación. (Laudato Si, 189).

Comisión Justicia y Paz
COYHAIQUE, octubre 2019.

Fuente: Comunicaciones Aysén
Coyhaique, 22-10-2019
Documentos Adjuntos: