Las “misiones de la Virgen de Guadalupe” está animando en la fe a muchas familias de Ancud

Hacen ya cuatro años que se está desarrollando las misiones previas a la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe en la comunidad que lleva su nombre, en la ciudad de Ancud, Parroquia El Sagrario.

 
Martes 12 de Noviembre de 2019
Ver Galería
Este año la actividad misionera empezó el 03 de Octubre y finalizó el 4 de Noviembre. Estos días fueron de muchas bendiciones derramadas por Nuestro Dios a través de las manos de María, nuestra madre, en la devoción a la Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de la comunidad. Durante el mes de misión se visitaron y acompañaron a 30 familias con la ayuda de doce misioneros, así como lo ha mandado el Señor: “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará” Mc 16, 15-16.

Se visitaron en este tiempo familias de diferentes sectores de la ciudad, como Fátima, Cerro Huaihuen, poblaciones cercanas a la Capilla, Pudeto Bajo, Antonio Burr, entre otras, además la comunidad rural de Pupelde. Junto a la imagen de la Virgen, los misioneros llevaron la Palabra de Dios a tantos hogares, acompañados de músicos del coro de la Capilla con mucha alegría e espíritu de oración.

La coordinadora de la Comunidad Doris Asenjo expresó “la presencia de María nos anima a salir al encuentro de nuestros hermanos y proclamar la Buena Nueva de Jesús. La misión se concluyó con una Eucaristía presidida por el Padre Alex Gallardo y junto a todas las familias que recibieron la Visita de la imagen de la Virgen Peregrina; nuestra comunidad agradece especialmente a nuestros Diáconos Carlos Alberto Gómez y Cesar Quezada por todo su apoyo y entrega en esta hermosa misión, vivimos 30 días muy especiales con cada una de las familias, gracias a todos por su cariño Dios los bendiga y la Virgen de Guadalupe los proteja”.

Testimonios de familias que recibieron la visita

“La visita de la Virgen de Guadalupe, marcó un antes y después dentro de mi grupo familiar, porque creo que fue una experiencia muy linda, dónde pudimos reencontrarnos con la fe y también unió el grupo familiar y a los vecinos, ya que ellos igual se acercaron esos dos días a acompañarnos junto a los misioneros de Guadalupe, una experiencia muy grata y recomendable para todas las personas, todas las familias, sobre todo por el tema de la unión, del amor, de la paz y de la fe que transmite la Madre; me gustó mucho la disposición por parte de la comunidad de Guadalupe en llegar a nuestro hogar con una alegría contagiante, esperamos seguir recibiendo esta visita el próximo año. Agregar que nos acompañaron unos vecinos venezolanos, en estos dos días, percibí que ellos son mucho más creyentes que nosotros, viven el tema de la fe de manera distinta y son mucho más constantes a diferencia de nuestra familia, ellos muy alegres quisieron acompañarnos y de ellos hemos aprendido mucho.”
Camila Paredes Talcado – Cerro Haihuen – grupo familiar: 4 personas.

“Nosotros como familia, ya tenemos como habitual cada año recibir a la Virgen de Guadalupe en nuestro hogar, la recibimos con harta alegría desde la primera vez que la tuvimos en casa ha sido una experiencia maravillosa, llena la casa de paz, de harmonía, es una inyección de amor para que nosotros podamos seguir creciendo como familia en compañía de ella y bajo su amparo y bendición; es una experiencia súper bonita, gratificante, es rico sentirse en la compañía de nuestra Madre, de sentirse en contacto con el Señor y de sentir que tu familia y tu hogar está bendito, doy gracias por participar activamente de nuestra religión católica; y si Dios así lo permite voy a seguir cada año participando, mientras tenga salud y tenga las condiciones para recibirla, a la vez hago un llamado a los jóvenes, matrimonios jóvenes, los invito a vivir esta experiencia, que es bonita, no se van arrepentir de recibir a la Madre, al Señor, a los misioneros que con tanto amor hacen este trabajo para todos nosotros, es una experiencia linda que llena el corazón y el hogar de paz y amor, es una experiencia maravillosa y los invito a todos a vivirla.” Natalia Moraga- Comunidad Guadalupe- grupo familiar: 4 personas.

“La visita, por primera vez, fue una muy especial experiencia, yo no conocía muy de cerca la devoción a la Virgen de Guadalupe, pero me encantó que viniera a mi casa, los misioneros tienen un “ángel especial”, mi casa de verdad se llenó de luz, y quedamos muy felices de que nos acompañaran; la presencia de la Virgen en la casa, es un sentimiento especial, hace con que tu alma se conecte más con Cristo, es una oportunidad para pedirle en la intimidad por nuestras necesidades, me encantaría que en el otro año de nuevo tengamos el honor de recibirla en nuestro hogar, le diría a los vecinos indecisos en participar que es una experiencia linda de amor, de cariño, de fe junto a la familia, y no van olvidar nunca.” Marva Gonzales – Alto Caracoles- grupo familiar: 5 personas.

“Es la segunda vez que nosotros le pedimos la visita de la Virgen a nuestra casa, es una forma de agradecer a ella, porque yo soy muy devota de la Virgen, entonces para mí es una alegría recibirla en mi casa, invité también a mis otros familiares a venir acompañarnos el día de la visita; yo de muy niña soy creyente y devota de María, nosotros nos criaron en el campo, fuimos de chicos a la Iglesia de Mechaico, dónde está la devoción de Lourdes, y para mí ahora es una alegría recibir a la Madre en mi casa, cada vez que llega la recibimos con mucha alegría, estamos felices de recibirla, oramos y pedimos que ella ruegue a Dios por nosotros; le digo a todos que no tengan miedo de participar de las misiones y de anotarse para recibir esta linda visita, nos deja una enseñanza muy bonita, le diría a la comunidad que se atreva a invitarla y que hagan oración también por los misioneros y por nosotros para que no perdamos nuestra fe.” Lorena Oyarzo Rogel – San Juan de Dios- grupo familiar: 5 personas

“Nosotros desde que partió esta actividad fuimos participes, es muy bonito, ayuda mucho a la familia a la unión y a que más personas se vayan uniendo a la participación en la Capilla, es algo llenador para la familia, hay que aprovechar esta instancia porque no en todas las ciudades se hace esta peregrinación de la Virgen, yo vengo de Achao y allá nunca vi que realicen eso; nosotros recibimos con cariño la Madre de Dios en nuestro hogar, es una experiencia muy bonita, y así queremos seguir participando cada año; lo más bonito es sentirse visitado por la Madre, en una imagen que la representa, pero que sabemos que María nos acompaña espiritualmente y es una bendición para el hogar, uno comparte sus alegrías y dolores con ella, a mí me ha ayudado bastante en mi vida espiritual y de fe, porque cuando estando cerca de ella, también uno está cerca de Dios, además nos sentimos protegidos en el hogar.” Ximena Guichaquelen- Antonio Burr.

Fuente: Comunicaciones Ancud
Ancud, 12-11-2019