Culmina capacitación de cuidado de adultos mayores

La Fundación Caritas y Acción Social de la Diócesis de Rancagua junto a la Fundación Emanuel desarrollaron un programa de capacitación de mujeres que cuidan a adultos mayores.

 
Viernes 22 de Noviembre de 2019
Ver Galería
Capacitar a mujeres que se desempeñen en el cuidado a personas en situación de dependencia, bajo un modelo integral y centrado en el adulto mayor de nuestro país fue el objetivo de un programa de formación implementado por Fundación Caritas y Acción Social de la Diócesis de Rancagua junto a la Fundación Emanuel.

La idea fue que las 24 participantes ampliaran sus opciones de encontrar un trabajo, y pudieran desarrollar los conocimientos necesarios para cuidar a un adulto mayor enfermo.

De acuerdo a lo señalado por Caritas Rancagua hubo una muy buena respuesta de la red local en colaborar en difundir el proyecto en sus servicios y comunidad. Destacan además que las participantes presentan motivación y vocación de servicio hacia los adultos mayores, lo que implica que las clases son participativas y con buena asistencia.

El punto culmine de este programa se vivió el 20 de noviembre cuando se realizó la ceremonia de certificación donde se entregó a cada participante su diploma.

En la oportunidad, el administrador apostólico de Rancagua, obispo Fernando Ramos entregó un caluroso saludo y destacó que quienes participaron en este curso adquirieron conocimientos y herramientas, para poder prestar un servicio calificado a nuestros adultos mayores necesitados de tantos cuidados. Señaló que no todos iniciaron el curso lo han concluido, van quedando algunos en el camino, “aquí partieron 31 y concluyeron 24 mujeres, lo que hace un éxito total el proyecto, así que felicitaciones y que el Señor los bendiga en este nuevo camino que emprendan”.

Por su parte, Emilio Acevedo Correa, presidente de Fundación Caritas de Rancagua, destacó durante su intervención las palabras de la Madre Teresa de Calcuta, quien dice: “El amor no puede permanecer en sí mismo. No tiene sentido. El amor tiene que ponerse en acción. Esa actividad nos llevara al servicio…”. “He tomado estas palabras, porque aparte de recibir esta capacitación, despertaron su espíritu de servicio, paciencia, prudencia, gratitud; valores que se deben tener siempre presentes a la hora atender al enfermo”, aseveró.

Una de las participantes de la capacitación, Carolina Vergara, se manifestó muy agradecida por “la oportunidad que nos dio la vida y por estas maravillosas personas que fuimos encontrando en el camino, en especial, a la señora María Inés y su equipo. Nos sentimos muy contentas, y espero que sea todo provechoso nosotras, ya que también vamos a estar viejitas algún día”.

Fuente: Comunicaciones Rancagua
Rancagua, 22-11-2019