Iglesia en Atacama recuerda a monseñor Fernando Ariztía

Obispo falleció en el año 2003

 
Miércoles 27 de Noviembre de 2019
Ver Galería
Cientos de personas llegaron hasta el Santuario de Nuestra Señora de La Candelaria este lunes 25 de noviembre, para recordar al querido Obispo emérito de Copiapó, Monseñor Fernando Ariztía, cuando se cumplieron dieciséis años de su pascua.

La misa fue presidida por el administrador diocesano, P. Jaime Pizarro, junto a sacerdotes y diáconos de toda la diócesis.

"Todo lo que soñamos un día será realidad"
En su homilía, el P. Jaime edstacó la actualidad del mensaje de don Fernando, refiriéndose a la carta a los jóvenes que el obispo escribió a principios de los años 80. El evangelio fue tomado del sermón de la montaña. El P. Jaime habló de no caer en pesimismos, pensando que nunca veremos aquí en la tierra el reino de justicia del Señor. "Nos hemos resignado a la maldad, a la injusticia, a la fuerza del mal por no creer en el poder de Dios",- dijo, y recordó que "para el Señor no hay nada imposible". Afirmó que cada cierto tiempo aparecen personas como don Fernando, verdaderos propfetas de la dignidad humana. También destacó a los jóvenes que han demostrado ser capaces de luchar por eliminar las injusticias. "No hemos puesto nuestra esperanza ni en las estadísticas ni en la política; la hemos puesto en el Señor, que nos dijo que todo lo que soñamos, un día será realdad: el reino de Dios, de la justicia, de la paz, que no solo esperamos para el cielo, sino para acá, para ahora".

El sacerdote subrayó que los cristianos "somos hombres y mujeres de esperanza. No nos está permitido sembrar el miedo, que hace cundir la violencia" y agregó que "creemos que el Señor acompaña nuestera historia e impulsa al mundo siempre hacia adelante. Esto lo vimos en las palabras y la actitud de don Fernando". Dijo que "con su palabra nos invitó a derrotar la violencia por la fuerza de la fe. Hoy sigue siendo ese el camino".

En le ofertorio, jóvenes llevaron hasta el altar, junto al pany al vino, pancartas con consignas referidas a la digidad y la justicia.

En el templo había personas de distintas comunidades parroquiales, unidas por el agradecido recuerdo de quien fuera el obispo de Copiapó por 26 años y que ha cobrado tanta relevancia en medio de las actuales manifestaciones sociales.

Fuente: Comunicaciones Copiapó
Copiapó, 27-11-2019