Misa de Nochebuena: “Dios nos ha mostrado el extremo de su amor y ternura”

Esta fue la principal idea que enfatizó el Administrador Apostólico de Talca, obispo Galo Fernández, en la celebración eucarística celebrada en el templo catedral durante la noche del 24 de diciembre.

 
Jueves 26 de Diciembre de 2019
Ver Galería
Numerosos fieles se dieron cita en el principal templo de la diócesis. La Eucaristía comenzó con la entrada de la imagen del Niño Jesús que fue traída desde la puerta del templo. Seguidamente fue entregada al obispo, quien lo colocó en el hermoso pesebre que iluminó con su presencia en esta celebración.

Luego de las lecturas y el evangelio de San Lucas, nuestro pastor expresó que “en un lugar olvidado nace un niño pequeño, hijo de una virgen y de un padre que sabe reconocer el rol que le corresponde asumir, porque sabe que quien viene es el Hijo de Dios”.

“Pequeño, oculto, insignificante y sin embargo semilla de una vida nueva. Luz esplendorosa que transforma nuestra realidad. Nos reunimos para celebrar lo que pasó en Belén, de una vez y para siempre. Celebramos que Dios entró en nuestra historia. Él se acerca a nosotros y sin embargo no hubo lugar para Él en la morada de los hombres. Eso nos recuerda que hoy y en todo tiempo nos cuesta darle espacio a Dios”, dijo el obispo Galo Fernández.

“Celebramos al Jesús que sigue buscando querer nacer en nosotros, que busca estrechar lazos. Esta es también la fiesta en que se revela la ternura de Dios. Su presencia transforma nuestra vida y cuanto necesitamos esto para transformar nuestra convivencia. Pero no lo hace imponiéndonos su paz o una obediencia que apabulle. Es fuerza de la ternura porque nos descoloca, ¿cómo puede ser que el Rey de Reyes, el Hijo del Creador se nos muestre tan pequeño, vulnerable y tierno?”.

Más adelante el Administrador Apostólico expresó que quien viene se pone en el lugar de los más olvidados de la historia, pues es capaz de sonreír en un pesebre: “Nuestro mundo y nuestro Chile necesita la presencia de este Niño que nos trae paz y nos abre los ojos para verlo en cada hermano que vive injusticia y abandono. En esa ternura nos invita a dejar nuestros éxitos y triunfos para vivir volcados al servicio, al amor y a la ternura (…) ojalá recuperemos el camino de una convivencia que ponga en el centro a los excluidos, que busque avanzar en justicia para que así la paz sea fruto del respeto y de la dignidad. Celebremos esta noche en que Dios se hizo hombre y transformó nuestra existencia. Celebremos la bendita noche en que para siempre la humanidad puede decir Dios está con nosotros, Dios nunca nos abandona, Dios nos ha mostrado el extremo de su amor y ternura”.

Al culminar la celebración el obispo agradeció especialmente al coro por las canciones que prepararon y dieron un maravilloso marco a esta celebración de Navidad. Tras la bendición el obispo Galo Fernández pidió a todos los niños presentes acercarse al pesebre mientras todos cantaban Noche de Paz.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 26-12-2019