Agentes pastorales de la diócesis de Talca se forman en taller de catequesis

Desde el lunes 06 hasta el viernes 10 de enero, se lleva a cabo simultáneamente en Talca y Curicó el taller de catequesis “Siguiendo a Jesús, nos hacemos discípulos y misioneros”. Más de 140 agentes pastorales asistieron en esta edición de verano.

 
Viernes 10 de Enero de 2020
Ver Galería
Como todos los años el Departamento de Catequesis de la Diócesis de Talca ofrece talleres a los agentes pastorales, con el fin de brindarles herramientas que los ayuden en su servicio pastoral, centrando este trabajo en la Palabra de Dios. En Talca este año el taller se desarrolló en las instalaciones del Colegio Manuel Larraín y contó con la guía de Juan Manuel Cerna y la hermana Paulina Araya, integrantes del equipo de catequesis.

Sobre el trabajo realizado en Talca, la hermana Paulina aseveró que el taller de este año está centrado en el nuevo programa de catequesis que está proponiendo la diócesis, profundizando en las dimensiones del mismo.

“Durante cada día hemos ido tomando cada uno de los aspectos y los agentes pastorales que han venido han podido profundizar en su dimensión cristiana, ¿a qué está llamado en este nuevo proceso? (…) El primer día vimos como todo el proceso que se quiere vivir con los jóvenes, los papás y los niños, y los otros días ya hemos ido desglosando cada uno de los aspectos, hoy día ya están todos trabajando en la dimensión de Discípulos y ayer trabajamos un poco en el tema de la Misión, cómo el Señor nos llama también a ponernos en estado de misión encontrándonos con el otro, y así cada día hemos ido abordando aspectos distintos de este nuevo programa”.

La hermana Paulina también informó que junto a Juan Manuel se dividieron los grupos de trabajo para poder tener mucha más cercanía con los agentes pastorales e interactuar sobre las lecturas de la Biblia de forma más sencilla.

Por otra parte, Patricio Figueroa agente pastoral de la Parroquia Inmaculada Concepción y quien asistió a este taller, indicó que tenía años sin poder participar por motivos de trabajo, pero este año pudo hacerlo sin ningún inconveniente, reflexionando además que este tipo de formaciones ayudan mucho al servicio porque “uno siempre cree que sabe, pero al participar de estos temas uno encuentra que hay más cosas que necesita saber y desarrollar”.

“Ha sido muy grato y cómodo este taller, uno se encuentra con gente de mucho tiempo que todavía seguimos prestando este servicio en diferentes sectores y comunidades de nuestra diócesis. Yo recomiendo mucho estos talleres porque siempre es poco lo que uno puede aprender y hay que seguir nutriéndose y así como se recibe uno puede compartirlo con otros”, agregó Patricio.

Jesús nos interpela en nuestra sociedad
Asimismo, en la zona Curicó estos talleres han tenido lugar en el Colegio Politécnico San José, convocando a 83 agentes pastorales de catequesis de parroquias urbanas y rurales. Los temas del taller han sido guiados por el equipo de formación bíblica del santuario El Carmen, con el apoyo de seminaristas de nuestra diócesis.

Pudimos conversar con el matrimonio de María Isidra Navarro y Mario Barrera de la parroquia Cristo Resucitado, quienes destacaron la mirada diferente que han tenido estos talleres en lo que es el seguimiento de Jesús. “Estamos muy contentos porque el hecho de compartir la Palabra es un redescubrir y no volver atrás”, recalcó María Isidra.

“Recién estamos compartiendo que Jesús siempre da una buena noticia. Justamente estos cursos son buena noticia, Él nos llamó a compartir en comunidad, redescubrirnos como personas –en el caso de nosotros como matrimonio- y participar de esta invitación que el Señor hace”, dijo Mario Barrera.

Ambos indican que esta mirada nueva es necesaria compartirla con otros, para dar un enfoque distinto a lo que hacemos, poniendo a Jesús en el centro de nuestras vidas; en definitiva ser enviado y ser misionero es la riqueza de este servicio como catequistas.

También dialogamos con Jaime Michea, responsable de la animación bíblica de la congregación de los Claretianos. Jaime menciona que se ha hecho un proceso formativo de cuatro años que permita a los agentes pastorales ir haciendo un proceso de renovación en el compromiso de fe.

“Hemos visto el seguimiento en un sentido dinámico que necesita ir interpelándose, y que eso permita a la vez que ellos puedan transmitir a los espacios donde están la fe como una lectura de su vida, pero también como una lectura de la realidad. El seguimiento del cristiano-católico no es hacia dentro de la Iglesia, tiene que ser un seguimiento que se interpele con la sociedad en que vive”

Más allá de los contenidos necesarios que esta formación requiere, se ha optado por algo vivencial, “la contingencia eclesial y social que tenemos hoy está interpelando estos talleres. El primer día preguntamos ¿qué dice la gente quién es Jesús? y hoy que ya llevamos cuatro días esa experiencia empieza a cambiar porque Jesús interpela de otra manera”, sentencia Jaime.

Estos talleres organizados por el Departamento Diocesano de Catequesis finalizan este viernes 10 de enero con un tema sobre educación cívica, a propósito del proceso constituyente y constitucional que vive el país.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 10-01-2020