Más de 300 agentes pastorales fueron parte de la cita en la capital de la región de Ñuble.

Diócesis de Chillán celebró Asamblea Eclesial 2019-2020

Este año se evaluaron las líneas pastorales vigentes y se planteó la misión de la iglesia en medio de la crisis política y social que vive el país desde octubre pasado.

 
Sábado 11 de Enero de 2020
Ver Galería
Más de 300 agentes pastorales de la Diócesis de Chillán se congregaron en el Colegio Seminario Padre Alberto Hurtado para participar de la Asamblea Eclesial Diocesana que este año evaluó las líneas pastorales vigentes y se planteó la misión de la iglesia en medio de la crisis política y social que vive el país desde octubre pasado.

Participaron en la asamblea laicos de parroquias, comunidades y unidades educativas, además de religiosas, diáconos y sacerdotes. La primera parte estuvo a cargo del administrador apostólico, padre Sergio Pérez de Arce, quien realizó un resumen del último año en la Diócesis de Chillán, destacando la formación sostenida de agentes pastorales en prevención de abusos y el programa de formación de Ministros Laicos para la Misión con 220 participantes en todos los Decanatos.

“El objetivo de la Asamblea es mirar y empujar la vida de la Diócesis a partir de lo que venimos haciendo, también tomar muy en serio la crisis que estamos viviendo como país, la que se suma a la crisis de la Iglesia. A partir de lo que los asistentes compartieron y discutieron en el trabajo por grupos, esperamos poner el acento con nuevas fuerzas al trabajo que estamos desarrollando. Nuestras orientaciones están vigentes y enfatizan en la comunión, misión y formación de agentes pastorales, eso continúa”.

“Yo expuse información respecto de lo que ha pasado con el objetivo de que los participantes tengan una visión panorámica amplia, con sus luces y con sus sombras. Con muchas cosas positivas, pero también con nuestras sombras y corrupciones. Abordamos la crisis de la Iglesia, la situación de los abusos. En Chillán hemos vivido una situación grave de abusos que ha afectado a todas las comunidades y a la vivencia del clero y eso no podemos desconocerlo. Es una herida grande que tenemos que seguir trabajando”, señaló.

La actividad continuó con la mirada de la Diócesis respecto de la crisis política y social de Chile para dar paso al trabajo por grupos. Jesica Aguilera, una de los asistentes manifestó que “una asamblea diocesana siempre une a la Diócesis. En esta oportunidad, compartimos nuestra fe, pero también hemos conversado sobre la actualidad y el estallido social. Es conveniente para nosotros como iglesia estar en la actualidad y revisar las directrices que nos permitan tener un país más justo y solidario”, precisó.

La Asamblea también contempló con un conversatorio en el que participaron los asistentes y los vicarios de la Diócesis de Chillán, quienes contestaron preguntas relacionadas al papel de la juventud dentro de la iglesia, a la falta de vocaciones y a cómo enfrentar la crisis chilena. En este sentido, el vicario pastoral Luis Flores precisó que “esta Asamblea fue muy significativa porque se trataba más bien de analizar el camino recorrido. Nuestras Líneas Pastorales son 2019-2020 por lo tanto ahora pudimos evaluar con los pies en la tierra. El contexto social y político nos daba un marco todavía más desafiante. La Asamblea fue multitudinaria, con excelente convocatoria, en condiciones extraordinarias. La reflexión fue seria y en medio de todo ese esfuerzo hemos dado un testimonio de una iglesia que está caminando, que busca y que se alegra por su misión”, indicó.

La actividad finalizó con una eucaristía que recordó el bautismo de Jesús. Esta fue encabezada por el padre Sergio Pérez de Arce y concelebrada por los vicarios Luis Flores y Patricio Fuentes y el clero de la región. Representantes de la asamblea celebraron el bautismo del Señor con el signo de agua en uno de los momentos más emotivos de la eucaristía.

Fuente: Comunicaciones Chillán
Chillán, 11-01-2020