La familia fue el motivo de oración de la cuarta jornada de la Fiesta de La Candelaria en Copiapó

La novena ha estado a cargo del administrador diocesano, P. Jaime Pizarro, quien se ha centrado en el tema de la dignidad de la persona.

 
Lunes 27 de Enero de 2020
Ver Galería
"En la familia aprendemos a amar". Con esta afirmación comenzó su catequesis el P. Jaime, en el cuarto día de novena, dedicado a la familia. Agregó que, a pesar de su importancia, "es muy frágil, sobre todo en nuestra región, donde hay mucha ausencia por los turnos del trabajo. Gracias a Dios hay familias donde los abuelos sustituyen esas falencias". Criticó la falta de estructuras de apoyo para las familias en el sistema público, especialmente las que tienen más hijos o que son más pobres.

Cuidar a los niños y jóvenes

Dio que la familia es el primer lugar donde uno tiene que aprender a valorarse y a relacionarse de manera sana, donde los niños tienen que aprender a conocer su cuerpo y reconocer cariños sanos y no sanos. "En el plano de los abusos sexuales -señaló- la iglesia tiene una gran vergüenza, pero debemos reconocer que donde más se da es al interior de la propia familia, y donde menos se denuncia o se reconoce".

Llamó a cuidar el desarrollo sano de niños y jóvenes. "Lo que ellos ven en la tv, las conversaciones que escuchan, cómo andamos dentro de la casa, qué ven en el dormitorio de sus padres. La familia debe ser el lugar donde todos se sientan queridos y aceptados en sus diferentes opciones de vida".

La misa de la tarde fue presidida por el rector del Santuario, P. Francisco Javier Medina. En su prédica, llamó a responder al llamado del Señor, como los apóstoles, "ellos aprendieron los valores del reino, lo mismo que debemos hacer nosotros". Y señaló la importancia de transmitir la fe, y el amor a María". Tambièn se refirió a la alegría de celebrar los 240 años del hallazgo de la imagen histórica de La Candelaria.

Fuente: Comunicaciones Copiapó
Copiapó, 27-01-2020