En conmemoración del Día Internacional de la Mujer

El Administrador Apostólico de Valdivia envía un mensaje con motivo del Día Internacional de la Mujer, así como la Pastoral Diocesana de la Mujer invita a una Misa en la capilla del Templo Catedral.

 
Viernes 06 de Marzo de 2020
Ver Galería
Este 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, fecha que invita a la sociedad en su conjunto a reflexionar sobre la historia de violencia hacia las mujeres, y su camino de luchas por la igualdad y dignidad. Con motivo de esta importante fecha, la Pastoral de la Mujer de la Diócesis de Valdivia invita a una Eucaristía para este sábado 7 a las 19 horas en la capilla del Templo Catedral de Valdivia, con el fin de unirnos en oración por la justicia, el cese de la violencia contra las mujeres.

Mensaje para el Día Internacional de la Mujer


Valdivia, 8 de marzo 2020


Queridas hermanas y hermanos:

Desde el retiro anual de sacerdotes de nuestra Diócesis, dirigido este año por la Hermana Isabel García, Religiosa del Sagrado Corazón de Jesús, les dirijo unas palabras de solidaridad y fraternidad, con motivo del Día de la Mujer.

Nos duele e indigna las distintas formas de violencia, abuso y discriminación, que siguen sufriendo tantas mujeres. Nos unimos a la denuncia de estas situaciones y al compromiso por el respeto e igualdad, y rendimos homenaje a la contribución ejemplar de tantas mujeres.

Agradecemos los pasos dados respecto a que, la incuestionable igual dignidad, se exprese en todos los ámbitos de la vida, pero sabemos que sigue habiendo una gran deuda con ustedes, tanto en la Iglesia como en la sociedad civil.

Urge la superación del machismo en nuestra cultura, en tantas formas sutiles e inconscientes y, por supuesto, en tantas formas burdas y de violencia. Una tarea de todos y todas, que redundará en beneficio de cada persona y de toda la humanidad.

Jesucristo nos dio un ejemplo a seguir, con un trato digno con las mujeres por encima de los prejuicios y condicionamientos de la cultura de su tiempo. Los Evangelios dan buena cuenta de su trato sanante y dignificante: la viuda de Naim, la hemorroisa, la siro-fenicia, la samaritana, la que quieren apedrear…

Sigamos discerniendo caminos y dando pasos, como hijas e hijos de Dios, dejándonos guiar por el Espíritu Santo, como lo hizo de modo admirable María. Al escuchar este domingo el evangelio de la Transfiguración del Señor, renovemos la esperanza en la transformación positiva de nuestra humanidad.

Su hermano y servidor,
Gonzalo Espina Peruyero
Administrador Apostólico de Valdivia


Fuente: Comunicaciones Valdivia

Valdivia, 06-03-2020