En el Monasterio de las Religiosas Sacramentinas

Diócesis de Chillán celebró el Jueves Santo

La misa fue oficiada por el administrador apostólico, padre Sergio Pérez de Arce.

 
Jueves 09 de Abril de 2020
El administrador apostólico de la Diócesis de Chillán, padre Sergio Pérez de Arce, encabezó la celebración central del Jueves Santo en el Monasterio de las Religiosas Sacramentinas de Chillán Viejo, sin público, como ha sido la tónica de esta Semana Santa.

Aunque no se realizó el signo del lavado de los pies y la asamblea fue solo el pequeño grupo de religiosas, sin otros fieles, se presentaron al inicio signos propios de este día como la patena con pan y el cáliz con vino para recordar la institución de la eucaristía; pan amasado y uvas, como signos de la fraternidad; un lavatorio y una toalla, para recordar el gesto de servicio de Cristo; y una estola sacerdotal, para recordar la institución del sacerdocio.

La misa fue transmitida por Radio El Sembrador a través de todas sus plataformas y fue una de las tantas que se realizaron en la Diócesis a lo largo de la región. Muchas de ellas fueron transmitidas por radios comunitarias y redes sociales.

En su homilía, el obispo electo señaló que “no hay duda de que este Jueves Santo y toda la celebración del triduo pascual es y será especial. Estamos viviendo un tiempo especial e inaudito como humanidad, en nuestras familias, a todo nivel. También la liturgia es, en algún modo, distinta.

La mayoría de los católicos no podrá celebrar presencialmente esta Misa de la Cena del Señor ni el resto de los oficios de estos días santos. No podremos realizar hoy el significativo gesto del lavado de los pies. ¿Qué nos queda, entonces? ¿Qué permanece? Lo más importante y esencial”.

“Nos queda el servicio de quienes en la vida real se están entregando por sus hermanos. No lavamos los pies aquí como signo, pero hay muchos que los están haciendo en hospitales, hogares de ancianos, en la calle y múltiples otros espacios donde trabajadores y voluntarios se están preocupando por los demás, cuidando y sirviendo a sus hermanos. También lo estamos haciendo de algún modo en nuestras familias: acompañando al enfermo o al más frágil, acompañando a los niños, preparando la comida, o trabajando desde las casas. No es fácil estar encerrados y no es fácil servir y convivir. Servir no es algo idílico, romántico, no es algo siempre gozoso; es difícil y supone cansancios, sacrificios, pasar malos ratos. En muchos casos hoy en día supone asumir riesgos para la propia salud. Pero nos hace más humanos, nos hace vivir el amor en su dimensión más plena: porque no nos pone en el centro, sino que pone en el centro a los demás”, indicó.

El obispo electo presidirá en el mismo monasterio las misas de Viernes Santo (a las 15.00 horas), Sábado Santo (a las 19.30 horas) y Domingo de Resurrección (a las 12.00 horas). Todas serán transmitidas por Radio El Sembrador. El resto de la programación de Semana Santa se puede revisar en el sitio www.diocesisdechillan.cl.

Fuente: Comunicaciones Chillán
Chillán, 09-04-2020