Grupo de temporeros bolivianos varados en Copiapó logran viajar a su país

La Pastoral Social de la diócesis logró articular el trabajo de todos los involucrados para concretar este viaje.

 
Viernes 29 de Mayo de 2020
Ver Galería
Un final feliz tuvo la larga y accidentada travesía de un grupo de 77 ciudadanas y ciudadanos bolivianos, que se encontraban en la región de Atacama, trabajando en la uva en los predios del valle de Copiapó, y que partieron rumbo a su país, el pasado miércoles 27 de mayo.

Cuando se acabó el trabajo en los campamentos, y llegaron hasta Copiapó, se alojaron en casas de amigos y compatriotas, mientras preparaban su regreso a Bolivia, dificultado por las restricciones de la pandemia, tanto en Chile como en su país. Pero este alojamiento no alcanzó para todos, ni se pudo extender por mucho tiempo. Fue así como más de treinta se quedaron de pronto, sin tener lugar donde dormir. Al organizarse para conseguir ayuda, se acercaron a dirigentes del Partido Comunista y al Obispado de Copiapó, donde fueron recibidos por la Pastoral Social, y su director, Jorge Alfaro, quien manifestó que "involucrarnos como Iglesia fue clave para lograr que se realizara este viaje, ya que esta Pastoral logró articular los esfuerzos de todos los implicados y motivar a que las autoridades actuaran con la mayor rapidez posible".

Así, se les consiguió alojamiento para las mujeres del grupo, en la Casa de Acogida del Obispado, y para los hombres, en la sede del Partido Comunista. Paralelamente, comenzaban las negociaciones para que se pudiera efectuar el traslado hasta la frontera con Bolivia. Fue un arduo trabajo que involucró no sólo a la Iglesia, sino a los bolivianos que se organizaron con dos representantes, la Policía de Investigaciones, Extranjería, la empresa privada, la Gobernación de Copiapó, la Intendencia de Atacama y su Consejo Regional. Todo para que finalmente se habilitaran los dos buses que los trasladaron hasta el campamento Tata Santiago, en Pisiga, a la altura de Colchane, en la frontera con Chile. Allí se implementara lo necesario para que hagan la cuarentena exigida por su Gobierno, antes de volver a sus respectivos hogares.

Charles Trigo, uno de los ciudadanos bolivianos que asumió la tarea de organizar a sus conciudadanos para el viaje, manifestó reiteradamente su agradecimiento a toda la gestión que hizo posible la concreción del viaje, y señaló que, a pesar de la situación tan difícil, se lleva los mejores recuerdos de Chile.

Despedida
El encargado de despedir a este grupo fue el Administrador diocesano, P. Jaime Pizarro, quien estuvo permanentemente al tanto de las reuniones de trabajo. El sacerdote subió a los buses para dar palabras de aliento y agradecimiento a los hombres y mujeres ya instalados para el viaje, y para orar con ellos. Los invitó a volver el próximo año, "sabemos que ustedes son gente trabajadora, honesta, y nos alegra haber colaborado en que este viaje tan anhelado se pudiera concretar", les dijo, al momento de bendecirles y desearles buen viaje.

Fuente: Comunicaciones Copiapó
Copiapó, 29-05-2020