Asamblea Diocesana 2020: “La alegría de vernos”

Más de 600 personas se conectaron por nuestras plataformas digitales para seguir la transmisión de lo que fue una Asamblea Diocesana totalmente virtual, este sábado 20 de junio desde las 16:00 horas, siendo la primera experiencia de este tipo en nuestro país.

 
Lunes 22 de Junio de 2020
Ver Galería
El padre Cristian Avendaño Becerra, Vicario Pastoral, fue el encargado de dar la bienvenida a todos los agentes pastorales que se conectaron por Zoom, Facebook, Youtube e Instagram a esta asamblea que tenía como objetivo encontrarnos como Iglesia diocesana y conocer nuestro caminar pastoral en tiempos de pandemia.

“Nos hace muy bien encontrarnos, y encontrarnos con el Señor resucitado. Que las primeras palabras que nos dice a cada uno de nosotros en este tiempo de pandemia, tiempo difícil es “que la paz esté con ustedes”. Estamos viviendo una emergencia sanitaria por el Covid-19, lo sabemos, lo experimentamos con amigos nuestros y cercanos, una emergencia que nos afecta en toda nuestra vida (…) estar hoy en comunidad nos hace bien, pero estar con el Señor de nuestra vida aquí es mejor”, con estas palabras inició el encuentro el Vicario Pastoral.

Seguidamente distintos agentes de todas las zonas pastorales saludaron a través de Zoom, mostrando su compromiso en este tiempo y la alegría de que existan estos espacios que son tan necesarios a pesar de las circunstancias. Luego se realizó una oración la cual estuvo a cargo de Sor Teresa Aceituno, hermana del Liceo Santa Marta, para tener una luz que guie por el buen camino en estos tiempos tan complejos que vivimos.

Una vez culminada la oración, el padre Cristian Avendaño presentó un video a todas las personas que se encontraban siguiendo la transmisión vía streaming, de las actividades sociales y litúrgicas que como Iglesia de Talca se han realizado en los últimos meses, como la entrega de alimentos, campañas, comedores solidarios, transmisiones de misas, nuestros medios digitales, entre otros.

Posteriormente el padre Galo Fernández, Administrador Apostólico de la Diócesis de Talca, entregaría su mensaje a todos los participantes de esta Asamblea Diocesana Virtual, iniciando sus palabras resaltando la “alegría de vernos”.

“¡Qué bueno que nos podamos encontrar! Aunque sea de este modo. Mucho necesitamos saber unos de otros y animarnos en el caminar de nuestra vida de Iglesia. Pienso que todos experimentamos una serie de sentimientos algo contrapuestos. La alegría de vernos entremezclada con la nostalgia y la tristeza de no poder estar juntos, abrazarnos, cantar y reír. Una enorme inquietud por lo que está sucediendo a nuestro alrededor y las ganas de contar a otras comunidades y parroquias cómo lo estamos haciendo”.

Siguiendo su mensaje el obispo habló sobre el miedo, usando como ejemplo el miedo que sentían los discípulos cuando estaban solos y se habían reunido con las puertas cerradas por miedo a las autoridades judías: “Los discípulos tenían buenos motivos para tener “las puertas cerradas”. Habían sido testigos de la pasión y crucifixión del Señor, y también de la fragilidad propia. En la hora de la prueba habían abandonado a Jesús. Además, debían considerar que si habían hecho eso con el maestro cuanto más podrían hacer con ellos. Tenían motivos para temer, para tener las puertas cerradas. Nosotros también. La amenaza del coronavirus es muy grave”.

“No ha sido solo el coronavirus el que nos ha sacudido. En poco tiempo nos ha tocado enfrentar crisis muy fuertes, una detrás de la otra. Los abusos al interior de la Iglesia, el estallido social y ahora la pandemia. Cada una ha provocado un quiebre, un punto de inflexión después del cual pareciera que todo cambió o debiera cambiar. Y ha sido todo tan rápido y repentino que antes de que pudiéramos asumir y procesar la crisis, su interpelación, ha venido otra”.

La vida en tiempos de pandemia
Nuestro pastor habló también de la vida en estos tiempos donde un diminuto virus ha cambiado tanto nuestra realidad: “Y la angustia no es solo por los problemas de salud. Las consecuencias sociales, sobre todo por la pérdida de trabajo, resultan ser gigantescas y muy complejas”.

“Ahora, en lo inmediato, el coronavirus nos cambió la vida más que cualquiera situación. Hemos debido recurrir a los medios tecnológicos, como lo estamos haciendo ahora, para intentar continuar de algún modo con nuestras actividades, con nuestra misión. Al Igual que las clases y en muchos casos el trabajo, también las misas tuvieron que servirse de estas herramientas tecnológicas”.

En este sentido, el padre Galo planteó una pregunta que el Papa Francisco también recalca mucho sobre ¿cómo quieren salir después de la pandemia?

“La pregunta es si vamos a volver a lo de antes como si no hubiera pasado nada. ¿Todo esto será solo un gran paréntesis, una pausa colectiva, o la habremos aprovechado para algo más? ¿Cómo quieres estar después de la pandemia?”, agregó el obispo.

“Como el Padre me ha enviado, yo también lo envío a ustedes”
Ya casi al finalizar su mensaje nuestro pastor aseguró que ahora más que nunca tenemos una misión: “He comenzado reivindicando un valor del miedo: porque nos alerta del peligro y así nos protege. Pero sabemos que el miedo puede tener una consecuencia muy negativa: El miedo puede paralizar. Por eso necesitamos poner a Jesús al Centro y con Él asumir nuestra misión en medio de las circunstancias que nos tocan. Sin dejar de ser responsables y cautelosos en los resguardos sanitarios podemos y debemos asumir la misión que Jesús nos entrega”.

Y habló de tres pistas para el camino pastoral que tenemos por delante: Anunciar el nombre de Jesús, pan de vida eterna, siendo este el momento propicio para evangelizar, hoy en día en que la gente tiene hambre de escuchar una palabra que le hable de lo definitivo de la existencia. Contagia Solidaridad, una campaña que se inició en la diócesis en donde están contenidos todos los esfuerzos por responder a las necesidades urgentes de quienes carecen de alimentos porque han perdido sus ingresos. Y por último, Reflexión y formación para contribuir en el debate sobre el cambio social en Chile, ya que este tiempo de confinamiento nos permite leer más, informarnos más y es una oportunidad para formarnos en temas que están al debe.

Finalizando la Asamblea Diocesana
Al concluir su mensaje el padre Galo Fernández, invitó a todos los agentes, sacerdotes, religiosas, integrantes de los colegios, y demás conectados por zoom a reunirse en grupos y contestar la pregunta de ¿cómo quieren salir después de la pandemia?, fue un momento muy participativo al que también se sumaron las personas que estaban conectadas en las otras plataformas dejando sus comentarios allí. Comentarios que fueron guardados para seguir con el trabajo de discernimiento en nuestra Iglesia en base a ellos.

En esta asamblea no se querían dejar de lado algunas tradiciones, por eso se presentó en videos a los agentes pastorales que fueron reconocidos con la Cruz de la Diócesis de Talca por su servicio misionero: Aidée González de la parroquia de Gualleco; el matrimonio de María Raquel Pérez y Víctor González de la parroquia Santa Teresita de Talca; y las misioneras laicas Margarita Hurtado y Blanca Márquez de la parroquia de San Clemente. También se presentaron a los nuevos sacerdotes y religiosas (os) que se integraron a la diócesis en el último año.

Ya para concluir el encuentro virtual que duró aproximadamente dos horas, el padre Cristian Avendaño, agradeció el esfuerzo de todo el equipo que hizo posible esta Asamblea Diocesana, así como también al Colegio Manuel Larraín por prestarnos sus instalaciones y a todas las personas que se conectaron para tener la alegría de vernos y encontrarnos así sea por estos medios digitales.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 22-06-2020
Video: Asamblea Diocesana 2020 - Diócesis de Talca