Ayuda a la Iglesia que Sufre llama a apoyar emergencia en El Líbano

Ayuda a la Iglesia que Sufre se comprometió con $ 230 millones para dar alimento a las familias cristianas que han sido víctimas de esta tragedia.

 
Viernes 07 de Agosto de 2020
Las imágenes de la gigantesca explosión en Beirut, capital de Líbano, impactaron a todos. La cifra de muertos y heridos está aumentando y, desde ese mismo momento, la vida de los libaneses cambió para siempre.

En ACN contactaron de inmediato a los socios de proyecto en ese país, para conocer de primera mano cómo ayudar. Las necesidades son gigantescas. Cientos de miles de personas han quedado sin hogar, en un país que ya atravesaba por una fuerte crisis económica y que además acoge a casi 1 millón de refugiados sirios (es el país con la mayor población de refugiados per cápita del mundo, según datos de ACNUR). La ayuda se dirigirá a las familias pobres más afectadas por la explosión que devastó el área portuaria de la capital libanesa.

Hablando desde Beirut, el padre Raymond Abdo dijo: "La explosión se sintió como una bomba atómica, con humo rojo en todas partes y un daño enorme". En tanto, el padre Samer Nassif, dijo que la zona cristiana de Beirut estaba "completamente devastada", con al menos 10 iglesias destruidas, 300.000 personas sin hogar y muchas otras sufriendo, y los medios de vida "totalmente destruidos" por la explosión.... Ayer en un segundo, se causó más daño al barrio cristiano de Beirut que durante los largos años de la guerra civil. Tenemos que construirlo de nuevo desde cero".

Los padres Abdo y Nassif dijeron que, después de la larga crisis económica y el coronavirus, Líbano está mal equipado para enfrentar la emergencia y necesita urgentemente ayuda internacional para las necesidades básicas de las personas. En "Un llamado a los países del mundo" enviado el miércoles 5 de agosto, el patriarca maronita, cardenal Bechara Boutros Rai, presidente de la Conferencia de Patriarcas y obispos católicos del Líbano, dijo: "Beirut es una ciudad devastada. Beirut, la prometida de Oriente y el faro de Occidente, está herida. Es una escena de guerra: hay destrucción y desolación en todas sus calles, sus distritos y sus casas".

El padre Abdo describió cómo, en un convento no lejos de su monasterio, una hermana religiosa enferma y anciana murió a causa de sus heridas en la explosión. El sacerdote carmelita dijo que ella era la única que no estaba en el comedor del convento en el momento de la explosión y, si los demás hubieran estado en sus habitaciones, muchos habrían muerto o herido de gravedad.
Queremos apelar a la generosidad de todos ustedes, para enviar una primera ayuda de emergencia de 230 millones para dar alimento a las familias cristianas que han sido víctimas de esta tragedia.

Se puede hacer una donación en www.acn-chile.org o vía transferencia en la cta. cte. 11175-9 del Banco Santander, a nombre de Ayuda a la Iglesia que Sufre, RUT 73.537.400-1, email: acn@acn-chile.org, asunto: Líbano

Todos los fondos recaudados se destinarán a este proyecto. En caso de que se recolecten más recursos, estos se destinarán a proyectos similares de ayuda a cristianos necesitados.

Fuente: ACN Chile
Santiago, 07-08-2020