Virgen de Limávida peregrinó por la Costa

Este domingo 13 de septiembre se vivió la Fiesta de Nuestra Señora de las Mercedes de Limávida con la peregrinación de la imagen por diferentes sectores de la Zona Costa y la transmisión de la Eucaristía por redes sociales.

 
Lunes 14 de Septiembre de 2020
Ver Galería
En el marco de la pandemia que nos encontramos, y con la imposibilidad de realizar la tradicional y masiva fiesta a la Mercedita, se dispuso de manera excepcional que la imagen recorriera en auto y sin hacer ninguna parada distintas comunidades, donde las personas podían esperar afuera de sus casas con pañuelos para saludar a la Virgen.

El recorrido inició a las 09:00 horas de este segundo domingo de septiembre desde el Santuario, visitando comunidades como Colín de Limávida, Huaquén, Villa Prat y la Huerta del Mataquito, en horas de la mañana. Ya a las 12:00 del mediodía visitó Parronal, Peralillo y Hualañé Oriente. Una hora más tarde estaría recorriendo Paula, Docamávida, Paraguay y Calpún. A las 15:00 horas hizo su vista por Curepto, luego a Lora y Licantén.

Entrada la tarde, ya a las 18:30 horas la imagen visitó el sector Poniente de Hualañé y seguidamente se dirigió al interior de Constantué. Para realizar su retorno al Santuario de Limávida a eso de las 19:30 horas.

Muchas familias fueron las que vieron pasar a la Mercedita y agradecieron esta oportunidad de poder estar al menos un poco cerca de nuestra Virgen María, en este día tan especial para la Zona Costa y Limávida.

En la Eucaristía
La Misa de esta fiesta se realizó en el Santuario sin la presencia de fieles, y estuvo presidida por el Administrador Apostólico de la diócesis, el obispo Galo Fernández y concelebrada por el párroco de Hualañé, el padre Hernán Vergara Jara.

En ella el obispo agradeció la receptividad de los fieles en esta celebración online, que abren sus hogares, corazones y computadores y/o celulares para recibir al Señor y a la Santísima Virgen: “Celebramos esta fiesta con la imposibilidad de visitar el santuario y de venir a expresarle a la Virgen toda nuestra gratitud, nuestra deuda de amor, con Dios junto a ella. Pero no dejamos de hacerlo, lo hacemos desde este santuario unidos estrechamente a todos los peregrinos, en sus casas, en sus pueblos, en sus campos, en los lugares donde viven y trabajan, reunidos en familia. Lo hacemos porque sentimos un deber, una necesidad imperiosa de cumplirle a la Santísima Virgen, porque ella nos acompaña a lo largo de la vida”.

Por otra parte, el obispo resaltó la importancia de cuidarnos en medio de esta pandemia, porque ahí demostramos el respeto, el cariño y el amor que tenemos unos por otros, y también de los auxilios que vienen de Dios en tiempos complejos.

“Como no vivir atentos a los cuidados que Dios nos regala y nos acompaña, como nos sostiene para poder vivir las dificultades y nos abre camino, incluso más, me atrevo a decir que también las dificultades son una oportunidad para ser mejores, para manifestar nuestro compromiso de unos por otros, son una oportunidad para descubrir que la vida no la tenemos asegurada, sino que es un regalo inmerecido”.

Nuestro pastor concluyó su homilía pidiéndole a la Mercedita, que este año recorrió diferentes comunidades para acercarse a su pueblo, que inundara nuestros corazones de amor y gratitud.

“Solo después de dar las gracias uno puede confiadamente poner ante al Señor las necesidades que expresamos. Y digo esto, porque el que ha dado las gracias recuerda las cosas buenas que ha recibido y por eso se atreve a confiar y a esperar”.

“Cuando pedimos estamos mirando en el futuro y estamos invitando a Dios y la Santísima Virgen a acompañarnos en nuestro caminar, pero ciertamente que cuando pedimos también nos comprometemos, cuando les pedimos ayuda tenemos que decirles yo quiero ir por el camino de Jesús, yo quiero ser un aporte para los demás en esta vida (…) Queridos peregrinos, en este día en que la Virgen se vuelve peregrina, que nos acerca a su amor, déjense tocar por el amor de Dios que nos invita a cuidarnos unos a otros y a vivir en estrecha comunión de gratitud, de confianza, en una viva fe y esperanza”, finalizó el obispo.

Fuente: Comunicaciones Talca
Hualañé , 14-09-2020