Obispo de Melipilla realiza memoria agradecida por Pbro. Ricardo Reyes: «un sacerdote profundamente humano»

El obispo Cristián Contreras Villarroel dedicó la homilía de la Misa de este Domingo 18 de octubre a recordar la memoria del fallecido Pbro. Ricardo Reyes Cabezas.

 
Lunes 19 de Octubre de 2020
Ver Galería
En mensaje dado a conocer el sábado 17 de octubre, monseñor Contreras agradeció públicamente a todos quienes han expresado sus condolencias por el sensible fallecimiento del P. Ricardo Reyes. "Muchas gracias por las condolencias. Fue un gran sacerdote, párroco en la antigua zona Rural-Costa del Arzobispado de Santiago y después con un largo y fecundo ministerio en la costa de la diócesis de Melipilla que culminó en la parroquia de Santo Domingo. Hombre de Dios y de auténtica adhesión a la Iglesia".

En la ocasión publicó una fotografía junto al sacerdote que fue tomada el pasado sábado 3 de octubre, días antes de su ida a Los Ángeles a casa de sus sobrinos. "Falleció en paz, pero no se esperaba un desenlace tan rápido. Sus funerales serán en Los Ángeles. Lo encomendamos al Señor y a la protección de la Virgen Santa".

Es así como este domingo, el obispo presidió una Eucaristía de acción de gracias por el p.Ricardo en su comunidad parroquial. En su homilía Cristián Contreras expresó: "Lo que iba a ser una Misa para orar por la salud del P. Ricardo, la providencia de Dios ha querido que en este bendito día recordemos con gratitud a nuestro sacerdote y párroco", agregando que nada hacía prever la rápida partida del P. Ricardo Reyes "conocido más cariñosamente como Padre Chocolito".

"Hace dos sábados estuvimos dos horas conversando de lo humano y lo divino. Hicimos recuerdos de décadas atrás y proyectamos su regreso después de su ida al sur donde su querida familia que, como siempre, lo atenderían con amor, bajo la supervisión de familiares médicos. El proyecto era someterse a otros exámenes y luego regresar. No pudo ser así. Por eso hacemos bien en asociarnos a su familia en el sur, a los muchos saludos de feligreses de las parroquias en que sirvió y a los muchos mensajes de hermanos sacerdotes y obispos", señaló el pastor, agregando que el p. Ricardo "era un sacerdote profundamente humano. En su ser y actuar se veía muy delicadamente la encarnación de Cristo que pasó haciendo el bien. Nunca despegó los pies del suelo hasta que el viernes partió a la Casa del Padre. Él comprendía la vida humana como un servicio cristiano y como una vocación a la eternidad".

Por eso casi al termino de sus palabras, monseñor Contreras manifestó: "Es hermoso ver a los hermanos unidos, dice la Escritura Santa. Le pido a esta comunidad de Santo Domingo con su diversidad de culturas y de proveniencias sociales a vivir el legado del P. Chocolito: buscar la unidad, trabajar por los más sencillos y vulnerables, acoger a los migrantes, estar atentos a la pobreza que sufren tantas familias, ser solícitos con los niños, las mujeres solas y los enfermos. ¿Cómo procurar todo aquello? Siendo pregoneros de la palabra de Dios, a hacer vida lo que Dios en su Iglesia nos ha preparado".

Fuente: Obispado de Melipilla

Melipilla, 19-10-2020