A los 92 años fallece el padre Guarda

El religioso benedictino contribuyó a la conservación y promoción de patrimonio cultural del país, y en especial de la zona sur de Chile, siendo reconocido con varios galardones, entre ellos el Premio Nacional de Historia en 1984.

 
Viernes 23 de Octubre de 2020
Ver Galería
A los 92 años falleció este 23 de octubre el R.P. Gabriel Guarda O.S.B., Abad emérito del Convento Benedictino de Las Condes, destacado en el ámbito de la promoción y conservación del patrimonio cultural. A lo largo de su vida participó y contribuyó en diversos proyectos e iniciativas con el fin de poner en valor la historia y memoria de diversos territorios a lo largo del país.

En nuestra región de Los Ríos, su contribución se puede observar en la investigación, conservación y restauración de diversos inmuebles, así como su participación en la creación de diversos museos, centros culturales y la publicación de varias obras que tratan de la historia regional. Para la Iglesia valdiviana, su sello más tangible y evidente se traduce en la Catedral de Valdivia y su Museo Catedral, obras en las que participó directamente. Además, el pasado año 2019 estuvo dispuesto a apoyar la creación de la Fundación Padre Guarda, mediante la cual el Obispado de Valdivia desea continuar su labor.

El Administrador Apostólico de Valdivia, R.P. Gonzalo Espina, se refirió a la muerte del R.P. Gabriel Guarda O.S.B., “fue un hombre entregado a la Iglesia como historiador, arquitecto y religioso, que nos deja un legado que continuaremos desarrollando para provecho las generaciones futuras. Ya se puede ver este trabajo en el Archivo Histórico del Obispado de Valdivia, y en la renovación museográfica del Museo de Catedral, y pronto se irán sumando nuevos esfuerzos por perdurar su labor.”

Reseña Biográfica
El R.P. Gabriel Guarda O.S.B. nació en la ciudad de Valdivia en 1928 bajo el nombre civil de Fernando Guarda Geywitz. Realizó sus estudios básicos en el Instituto Salesiano de Valdivia, y posteriormente se trasladó a Santiago para continuarlos en el Internado Nacional Barros Arana. En 1947 ingreso a escuela de arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile, mostrando ya en aquellos años una clara inclinación por la historia. En 1953 publica la obra Historia de Valdivia: 1552-1952, ese mismo año viaja a Europa para continuar sus estudios de arquitectura. Su estadía en el continente europeo sirvió para profundizar en su interés por la historia, visitando archivos históricos y documentándose sobre urbanismo colonial.

De regreso en Chile, continuó su formación en historia, y se integró al grupo de historiadores discípulos de Jaime Eyzaguirre. En 1958 se titula como arquitecto, y quince días después de esto ingresa a la Orden de San Benito, ordenándose presbítero en 1968, tomando el nombre de Gabriel Guarda. Tras esto se integró a la Pontificia Universidad Católica de Chile como profesor de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología, y como profesor de Historia Urbana en la Facultad de Arquitectura.

En 1970 sus arduos estudios se ven concretados en artículos y libros especializados en historia religiosa, urbana y regional durante el periodo colonial y las primeras décadas de la Republica, destacando su tratado sobre la Historia Urbana del Reino de Chile. A este trabajo se sumaron nuevas publicaciones sobre la sociedad del sur, especialmente Valdivia y Osorno, esfuerzo que le valió ser galardonado en 1984 con el Premio Nacional de Historia. El R.P. Gabriel Guarda O.S.B. produjo más de 300 publicaciones e investigaciones sobre historia urbana y arquitectura, sus obras más destacadas son: Historia Urbana de Reino de Chile (1978), Los Encomendero de Chiloé (2003), La nueva historia de Valdivia (2000), La tradición de la madera (1995), El arquitecto de la Moneda Joaquin Toesca 1752-1799: una imagen del imperio español en América (1997), y su monumental estudio sobre la sociedad austral antes de la colonización alemana.

El padre Guarda realizó una intensa labor en el rescate del patrimonio cultural arquitectónico de territorios como Chiloé, Osorno, Valdivia, Colchagua y Valle de Elqui, además de proyectos arquitectónicos entre los que destacan la construcción de la Catedral de Valdivia y la capilla del Monasterio Benedictino. El padre Gabriel Guardo O.S.B., logró consolidar sus dos pasiones, el seguimiento de Cristo y el servicio a través de su ministerio junto a su pasión por la historia. Mediante lo anterior aporta un servicio con la humanidad, al preservar y dar a conocer una perspectiva de la memoria de diversos territorios. Su contribución a nuestro país le hizo merecedor de importantes distinciones como el Premio Nacional de Historia (1984), Premio Bicentenario (2003) y el Premio de Conservación de Monumentos Nacionales (2004).

Fuente: Comunicaciones Valdivia
Valdivia, 23-10-2020