Arzobispo Chomali y regreso a clases «Hay un bien superior que custodiar y que se transforma en un deber: la vida propia y la del otro»

El objetivo del texto escrito por el Arzobispo de Concepción, es una reflexión profunda entorno a los dilemas bioéticos, por lo que hace un llamado a tomar en cuenta, de manera responsable y criteriosa, todas las variables a la hora de decidir regresar a las salas de clases.

 
Miércoles 28 de Octubre de 2020
Ante los cuestionamientos y debates que surgen por el posible regreso a clases presenciales el Arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, invita a reflexionar a través de un documento en el que habla de las consecuencias que el Coronavirus ha dejado en el mundo de la educación; la forma en la que los establecimientos y las comunidades escolares han debido asumir su rol, de educar, a través de las tecnologías que permiten la comunicación a distancia.

“La decisión que se tome sobre esta materia debe tener en el centro a la persona por ser la causa, la razón de ser y la finalidad de toda institución auténticamente humana, sea pública o privada”, señala el Arzobispo en el escrito. Además, analiza las variables relacionadas con los espacios, número de alumnos en las salas, así como también las diferencias y brechas existentes en la educación chilena que no permitirán que el regreso a las aulas sea equitativo a nivel nacional. La implementación de más espacios en los edificios, más docentes, seguridad, personal sanitario, nuevas infraestructura, tendrán un alto costo. “De ser así, podría generarse otra fuente de discriminación, porque esta solución estará más proclive a ser usada en aquellos colegios o universidades que cuenten con más recursos”, agregó. Monseñor Fernando plantea que, pese a las dificultades que implica la educación a distancia, se debe “hacer un gran esfuerzo para mejorar el equipamiento tecnológico de los estudiantes, los profesores, los padres y apoderados, así como los canales de comunicación entre ellos”.

“Puede ser un tiempo propicio para compartir experiencias y hacer del acceso a la tecnología un derecho”, indica el Arzobispo de Concepción, con énfasis en que hoy es el momento de la creatividad para encontrar nuevos métodos de aprendizaje: “Cuando volvamos a las clases presenciales, -momento que de seguro llegará-, habremos ganado una herramienta formativa que contribuirá en los procesos educativos”.

Monseñor Fernando Chomali llama a actuar con prudencia, paciencia y creatividad, resguardando la integridad y la seguridad de la comunidad escolar: “En las condiciones actuales nadie está moralmente obligado a ir a clases dado que el valor y el bien de la vida son superiores a cualquier otro bien que se quiera custodiar o promover”.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 28-10-2020
Documentos Adjuntos: