Santuario del Padre Hurtado: 25 años de milagros cotidianos

El Santuario del Padre Hurtado abrió sus puertas el 19 de noviembre de 1995. El silencio, belleza y sencillez de este santuario urbano -ubicado en medio de un barrio popular, densamente habitado, bullicioso y característico de la comuna de Estación Central– sobrecoge a quienes lo visitan para solicitar la intercesión, dar gracias al santo o simplemente buscan un momento de paz.

 
Jueves 19 de Noviembre de 2020
A la muerte del Padre Hurtado en 1952, el gobierno de la época permitió que sus restos descansaran en la capilla velatorio de la Parroquia Jesús Obrero. Al poco tiempo el pintor Miguel Venegas Cifuentes ambientó el lugar con el cuadro de Jesús en el sermón de la montaña, acompañado por el texto de las Bienaventuranzas, según San Mateo.

Aquí, sus amigos y discípulos se juntaban para recordarlo y orar en el aniversario de su muerte. Paulatinamente, ese recuerdo se fue convirtiendo en gratitud a Dios por su visita a Chile en la persona de Alberto Hurtado y en ocasión de exponer ante el Señor penas y problemas, cuya resolución favorable era considerada fruto de su intercesión.

Al ser beatificado en Roma el 16 de octubre 1994, al costado de su tumba ya estaba en construcción un lugar que permitiera un acceso más cómodo para los miles de peregrinos que visitaban este lugar.

El Padre Hurtado sigue mediando
El sacerdote jesuita Jorge Muñoz, es en la actualidad el rector del Santuario. Él reflexiona que este bello lugar, anclado en una comuna sencilla del Gran Santiago, pero que tiene todo el significado de ser el lugar donde el Padre Hurtado desarrolló gran parte de su labor social: “Si Alberto Hurtado se desvivió por mostrarle a sus contemporáneos una realidad que no muchos veían y conocían, hoy, el Santuario, ha tomado ese testimonio, pues quienquiera encontrarse de manera privilegiada con el Padre Hurtado, tiene que hacerlo aquí, donde siguen abundando situaciones de pobreza y marginación importantes, más aún con el fenómeno de la migración”.

Agrega el Padre Jorge que “Por otra parte, es hermoso conocer las historias de tantos y tantas que siguen acudiendo al Santuario en busca de una gracia para su vida, y es hermoso darse cuenta cómo el Padre Hurtado sigue mediando para que eso suceda.

En estas circunstancias mundiales de crisis social y económica, siento que el influjo de nuestro santo seguirá siendo importante para invitarnos a una mirada donde la persona necesitada esté en el centro de nuestra acción”.

El Santuario del Padre Hurtado está abierto de lunes a domingo, de 9:00 a 16:00 horas, incluyendo los festivos (excepto los irrenunciables) Ver aquí horarios de misas y atención a público.

Fuente: Comunicaciones Santuario P.Hurtado
Santiago, 19-11-2020