Resumen noticioso de iglesia.cl

2020: Un año marcado por la pandemia, la desigualdad, la solidaridad y la participación

A la crisis sociopolítica que experimentaba Chile se sumó desde marzo la llegada de los primeros casos de Covid-19 y con ello una compleja emergencia sanitaria y económica, que impactaría a la vida de todas las personas en el país y el planeta.

 
Jueves 31 de Diciembre de 2020
Restricciones de movilidad y reunión transformaron la manera de relacionarse. La Iglesia católica llamó a cuidar la vida propia y de los demás, invitando a respetar las medidas sanitarias, desarrollando celebraciones litúrgicas y espacios formativos vía online, ofreciendo su infraestructura para residencias sanitarias y siendo una voz de esperanza a través de instancias de acompañamiento remoto y de solidaridad especialmente hacia familias vulnerables, adultos mayores y migrantes. También se motivó a la participación ciudadana ante el plebiscito nacional en el que el electorado optó por una convención constituyente para la redacción de una nueva constitución.

Esa es una síntesis de algunas de las noticias más destacadas de este 2020 que se pueden revisar en el especial: www.iglesia.cl/especiales/resumen2020

Crisis eclesial y social, distintas partes de una misma crisis
Durante enero se realizaron en diversas provincias eclesiásticas del país encuentros de profundización del proceso nacional de discernimiento “Pueblo de Dios, camino de esperanza” que se venía desarrollando durante 2019. En dichos espacios se dialogó con agentes pastorales de las diversas diócesis sobre los nuevos elementos surgidos a partir del estallido social del 18 de octubre, donde se valoró el discernimiento como método que apoya en la comprensión de los factores que provocaron la crisis eclesial pero también el estallido social: Abusos de todo tipo, la injusticia social, la falta de equidad, la falta de acceso a tantas necesidades básicas de los más vulnerables. Si bien se proyectó la realización de nuevas instancias y asambleas que permitieran sumar mayor participación comunitaria, la pandemia pondría en pausa este proceso, que se buscará retomar durante 2021.

Nadie se salva solo: La Iglesia ante la irrupción del Covid-19
A mediados de enero se empieza a escuchar en los medios de un contagioso virus que se comienza a propagar en China y Asia. Ya en febrero, el “coronavirus” empezaría a extenderse a Europa y los demás continentes. En marzo la enfermedad se transformaría en una pandemia de alcance global que también llega a Chile. Se suspenden las clases en colegios y universidades y progresivamente todas las actividades presenciales. Miles de contagiados y muertos se reportan desde todas partes del mundo.

Ante ello, el Papa convocó a inéditas oraciones a nivel global. El viernes 27 de marzo impactaría al mundo la imagen de Francisco realizando la bendición Urbi et Orbi en una Plaza San Pedro completamente vacía. Junto con reiterar el llamado de la Cuaresma a la conversión “de restablecer el rumbo de la vida hacia ti, Señor, y hacia los demás” el papa pidió seguir el ejemplo de personas ejemplares, corrientemente olvidadas que aun “ante el miedo han reaccionado dando la propia vida”, que no aparecen “en portadas de diarios y de revistas” pero que “están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia: médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, limpiadoras, cuidadoras, transportistas, fuerzas de seguridad, voluntarios, sacerdotes, religiosas y tantos pero tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo”.

A ese llamado se unieron diversas comunidades a lo largo de todo Chile. Capillas, parroquias y diócesis se organizaron para salir en ayuda de quienes empezaron a sufrir las consecuencias del desempleo. Ollas comunes y comedores se fueron organizando en diversas localidades. Migrantes, adultos mayores y familias vulnerables fueron el foco de la Campaña Nacional de Emergencia convocada por la red de Caritas Chile a solicitud de los obispos, para ir en ayuda de los más afectados por la pandemia. Residencias sanitarias de obispados, templos, colegios y diversas instituciones fueron puestas a disposición de las autoridades para ser ocupadas ante la contingencia.

Por otra parte, gracias a la posibilidad que entregan las nuevas tecnologías, pese a la distancia se pudo seguir realizando celebraciones eucarísticas, encuentros e instancias formativas vía streaming. A través de especiales de iglesia.cl se pudieron entregar materiales, recursos y acompañamiento vía remota. La Iglesia ante el Covid-19, Semana Santa en familia, Somos Iglesia voz de Esperanza, Tedeum 2020, Mes de María, Celebraciones online en Solemnidad Inmaculada Concepción y Navidad 2020, fueron algunos de los espacios web que reunieron recursos desarrollados por diversas diócesis e instancias pastorales.

Integridad en el Servicio Eclesial: Orientaciones al Pueblo de Dios
El documento “Integridad en el Servicio Eclesial”, que se hizo público en el marco de la Solemnidad de la Virgen del Carmen, tiene como origen el compromiso asumido por obispos y administradores en el marco de la 116ª asamblea plenaria extraordinaria desarrollada en agosto de 2018, que en su mensaje conclusivo encargó la elaboración de este texto al Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento a Víctimas, de la Conferencia Episcopal de Chile.
El texto que está disponible en una versión impresa y digital interactiva, consiste en conjunto de orientaciones que han de observar los obispos, sacerdotes, diáconos, el personal consagrado, laicos y laicas, todos quienes ejercen un servicio pastoral en Chile, voluntario o remunerado, recibido por encargo del respectivo responsable de la comunidad. Ello con el objetivo que todo agente pastoral encarne un estilo marcado por valores profundamente evangélicos, como el buen trato, la justicia, la misericordia, la equidad, el servicio incansable a los pobres, marginados y vulnerables, las sanas relaciones interpersonales, la excelencia del servicio ofrecido y el resguardo del propio bienestar físico y emocional. Cabe destacar que este documento fue trabajado a través de una metodología participativa y de consulta que convocó a 600 consagrados, 62 integrantes de consejos diocesanos de Prevención y 950 laicos.


Participación ciudadana, un compromiso con la justicia y la paz
En marzo la Conferencia Episcopal a través del Comité Permanente llamó a la participación ciudadana en vista del plebiscito nacional que se desarrollaría en abril. Si bien dicho referéndum sería aplazado hasta octubre debido a la pandemia, en agosto el episcopado dio a conocer un set de fichas de reflexión para ayudar al diálogo e invitar a la participación activa. Ante hechos de violencia ocurridos a un año del estallido social y a días del plebiscito, que implicaron la destrucción de dos templos en Santiago, el presidente y secretario general del episcopado, junto con manifestar su dolor por los sucesos, expresaron su cercanía con las víctimas de la violencia agregando que “la ciudadanía que quiere justicia, probidad, superación de las desigualdades y oportunidades para poder levantarnos como país, no se dejará intimidar por las amenazas de violencia, y concurrirá a cumplir con su responsabilidad cívica. En las democracias nos expresamos con el voto libre en conciencia, no bajo las presiones del terror y la fuerza”.
Finalmente, tras el resultado que aprobó cambiar la constitución a través de una Convención Constituyente, el Comité Permanente de la CECh destacó la gran muestra de civilidad y participación, expresando que en este nuevo caminar, el rol de la ciudadanía será fundamental, motivando a continuar el camino del diálogo "para la decisión que tendrá que tomar el electorado para elegir en abril de 2021 a los convencionales que deberán construir en conjunto la propuesta de una nueva Constitución para Chile".

Francisco y su nuevo magisterio: “Querida Amazonia” y “Fratelli tutti”
En febrero se dio a conocer la Exhortación Apostólica "Querida Amazonia", fruto del Sínodo Especial para la Región Panamazónica celebrado en octubre de 2019. El texto representa el deseo de Francisco de una Iglesia con rostro amazónico y traza nuevos caminos de evangelización y cuidado del medio ambiente. En tanto, el 4 de octubre se publicó de la tercera Encíclica del Papa Francisco "Fratelli tutti". A través de ella el Pontífice señala la fraternidad y la amistad social como formas primarias para construir un mundo mejor.

Vademécum sobre procedimientos para tratar casos de abuso de menores
Por otra parte, en julio la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó un manual de instrucciones que, en poco más de 30 páginas y nueve capítulos, responde a los asuntos principales sobre algunos puntos de los procesos en el tratamiento de casos de abuso sexual de menores de edad cometidos por clérigos. Solicitado durante el Encuentro de Presidentes de las Conferencias Episcopales del mundo sobre la Protección de los Menores en la Iglesia, realizado en el Vaticano en febrero de 2019, el Vademécum se difunde en la versión denominada "1.0", porque se actualizará periódicamente en función de los cambios de la legislación vigente o de la práctica de la Congregación.

Testigos de esperanza en un nuevo tiempo para Chile
Llegando el fin de año, los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile dieron a conocer un mensaje de Adviento, en el que afirman que no hay razones que avalen desoír el clamor de una gran mayoría que se expresó de modo pacífico y acudió a las urnas a manifestar su voz. Los pastores hicieron hincapié en que persisten situaciones de violencia sostenida, “con especial impacto en mujeres y menores de edad, en sectores de escasos recursos prisioneros por el narcotráfico, y en la herida permanente que sangra en la región de la Araucanía. El trato denigratorio en el debate político y la debilidad de liderazgos sólo aumentan la crispación de la vida social”.

Además, los obispos recordaron la especial responsabilidad de quienes están llamados al servicio del bien común en la política y sus diversas expresiones. “Ello exige abrirse al diálogo sincero y franco. También en la Iglesia, nosotros como pastores, aportamos nuestra disponibilidad de escucha a lo que el Pueblo de Dios quiera manifestarnos”. Afirmaron, además, que el proceso constituyente en marcha nos incumbe a todos, abogando porque los valores y principios del Evangelio, especialmente el amor a Dios y al prójimo, la dignidad inalienable de todo ser humano, la justicia, la paz, el bien común, puedan plasmarse en la Carta fundamental, así como en leyes y en decisiones.

En la misma línea, el Papa Francisco en su mensaje de navidad “Urbi et Orbi” junto con pedir que las vacunas anti Covid-19 lleguen a todos, por la fraternidad y paz para Oriente Medio, el Cáucaso y África; oró para que “la Palabra eterna del Padre sea fuente de esperanza” para el continente americano y para que “ayude a superar las recientes tensiones sociales en Chile y a poner fin al sufrimiento del pueblo venezolano”.

Fuente: Comunicaciones CECh
CECh, 31-12-2020