Arzobispo de La Serena entregó mensaje para Año Nuevo 2021

En las horas previas a comenzar un nuevo año, Mons. Rebolledo saludó a la comunidad arquidiocesana, enfatizando en que “aún en circunstancias tan complejas, hemos experimentado el amor de Dios y la solidaridad en múltiples modos”.

 
Jueves 31 de Diciembre de 2020
Este jueves 31 de diciembre, el Arzobispo René Rebolledo Salinas entregó su mensaje de año nuevo a la comunidad, ocasión en que se refirió a los hechos ocurridos durante el 2020, principalmente las complejidades que presentó el Coronavirus y sus lamentables consecuencias.

Al inicio de su saludo, el Arzobispo expresó que “estamos viviendo el último día del año 2020. Por variadas razones ha sido un año difícil, complejo y de grandes desafíos, especialmente por las consecuencias de la pandemia Coronavirus que aún nos afecta. A quienes en estos días están sufriendo la enfermedad, les deseo pronta y total mejoría. Los tendremos presente en la celebración de la santa Eucaristía de hoy. De igual modo, oramos por las personas fallecidas. Pedimos al Señor que descansen en paz y que sus familiares encuentren en Él consuelo y esperanza”.

Mons. Rebolledo destacó que a pesar de las adversidades, el pueblo de Dios ha experimentado el amor del Padre eterno. “Conscientes que no ha sido un año fácil, sin embargo, la comunidad cristiana se presenta de igual modo con gratitud ante el altar del Señor, pues como nos enseña el apóstol san Pablo: Dios dispone todas las cosas para el bien de los que le aman (Rom 8, 28). Aún en circunstancias tan complejas, hemos experimentado el amor de Dios y la solidaridad en múltiples modos: la dedicación de los familiares por sus seres queridos enfermos, gran número de ellos por el COVID-19, la atención y generosidad del personal sanitario, la dedicación de autoridades y de otras instituciones. Destaco también los gestos fraternos que han ayudado a asumir en gran medida el dolor que han sufrido numerosas familias”, enfatizó.

Además, el Arzobispo agradeció a quienes dispusieron de todos sus esfuerzos por contrarrestar las complicaciones de este último año, “en particular, manifiesto gratitud a las comunidades y parroquias de la Arquidiócesis, como también a tantas personas de buena voluntad, por haber acogido el llamado a colaborar con alimentos para la Campaña Nadie se salva solo. Gracias al espíritu solidario -demostrado también en esta emergencia- la Comisión Arquidiocesana Pastoral Social-Caritas, pudo salir al encuentro de las necesidades presentadas por numerosas familias. La invitación es a proseguir manteniendo y acrecentando esta gran disposición. Manifestar el amor al Señor en estos gestos fraternos, es también un signo de nuestro compromiso y discipulado misionero, tras sus huellas”, puntualizó.

El Pastor agregó también que el año venidero "lo iniciaremos, Dios mediante, el viernes 1 en el nombre del Señor, pues suyo es el tiempo: Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos (Hb 13,8). Les deseo a todos bendito Año 2021, que en Dios amor puedan ver cumplidos sus mejores anhelos".

Para finalizar, bendijo a la comunidad con la bendición sacerdotal presente en el libro de los Números: "El Señor te bendiga y te guarde, el Señor te muestre su rostro radiante y tenga piedad de ti, el Señor te muestre su rostro y te conceda la paz. Amén".

Fuente: Comunicaciones La Serena
La Serena, 31-12-2020
Documentos Adjuntos:
Video: Saludo Año Nuevo 2021 Arzobispo de La Serena