#Cada Grado Cuenta

Caritas Chile invita a tomar conciencia frente a los desastres asociados al cambio climático

Durante el último tiempo hemos sido testigos de cómo lluvias, vientos, marejadas e incendios forestales se han ido transformando, con mayor frecuencia, en eventos extremos debido a las condiciones meteorológicas a consecuencia del Cambio Climático. Caritas Chile invita a revisar nuestros estilos de vida y trabajar en conjunto por el cuidado de nuestra Casa Común.

 
Viernes 29 de Enero de 2021
Ver Galería
Proyecciones realizadas hace décadas sobre el Cambio Climático se han hecho realidad antes de lo previsto y a una escala alarmante. De hecho, el margen de 1,5 ºC por encima de los niveles pre industriales al que se trató de limitar el aumento de la temperatura en el Acuerdo de Paris, se sobrepasará a finales del 2030. Dicho escenario tiene su causa principal en el cambio climático, que según se afirma en el prólogo del Acuerdo, constituye una amenaza apremiante para la humanidad. Esto debido a los efectos potencialmente irreversibles para la sociedad y el planeta.

Chile es un país altamente vulnerable al cambio climático, cumpliendo con la mayoría de los nueve criterios de vulnerabilidad enunciadas por la CMNUCC: posee áreas costeras de baja altura; zonas áridas y semiáridas; zonas de bosques; territorio susceptible a desastres de origen natural; a?reas propensas a sequi?a y desertificación; zonas urbanas con problemas de contaminación atmosférica; y ecosistemas montan?osos.

Por su condición de país altamente vulnerable al cambio climático, se estima que en Chile las pérdidas ambientales, sociales y económicas por este fenómeno podrían llegar a ser significativas, alcanzando al an?o 2100, un 1,1 % anual del PIB (CEPAL, 2012). La biodiversidad, recursos hídricos, infraestructura construida y diversos sectores económicos pueden verse negativamente afectados dentro de este siglo.

El escenario climático proyectado para las próximas décadas, de disminución pronunciada de las precipitaciones y un aumento de la recurrencia de sequías, resultaría en un incremento en la ocurrencia y el área afectada por incendios. Particularmente vulnerables a estos cambios en el régimen de incendios estarían aquellas regiones dominadas por extensas plantaciones y ecosistemas remanentes altamente fragmentados e invadidos por especies exóticas, derivado principalmente del tipo, homogeneidad y continuidad del combustible. Esos incendios, a su vez, cambian la estructura de los suelos, afectando de esta manera la conservacio?n de los ecosistemas.

En esta misma línea, si se sobrepasa el umbral de los 1,5 ºC de la temperatura del planeta, las posibilidades de adaptación disminuirán ante el colapso de los servicios eco sistémicos, incapaces de mantener la actividad económica actual y a las poblaciones humanas, generándose así migraciones desde las zonas áridas a las zonas costeras poco elevadas, lo que aumentará el riesgo de inundación producto del aumento de las marejadas y tormentas. La escasez de agua para consumo humano agravada por la sequía gatillará graves problemas sanitarios y para la seguridad alimentaria, aumentado así las brechas de pobreza y desigualdad.

Frente a este escenario debemos recordar que CADA ACCIÓN CUENTA para avanzar en la creación de medidas adaptativas y de mitigación del cambio climático. Y por eso la invitación de Caritas Chile es a revisar nuestros estilos de vida, cuidar la vida en todas sus formas y continuar trabajando por la acción climática, participando en espacios comunitarios donde el acento esté puesto en el “Buen Vivir” en armonía con la Casa Común.


Fuente: Comunicaciones Pastoral Social Caritas
CECh, 29-01-2021