Eutanasia en Chile

Monseñor Fernando Chomali: "Esta ley es la respuesta práctica a la desidia del Estado y la sociedad de hacerse cargo de los enfermos"

‘Morir en paz’ es el título de la columna que hoy jueves 4 de febrero de 2021 publicó El Mercurio. El escrito, redactado por el Arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, aborda uno de los temas valóricos que más opiniones contrapuestas genera, la eutanasia. Esto, tras la aprobación general de la idea de legislar sobre esta materia en Chile.

 
Jueves 04 de Febrero de 2021
Ver Galería
En el texto, Monseñor contextualiza lo que hoy se vive tanto en el país como en el mundo a raíz de la crisis sanitaria, comparando tal situación con lo que significaría una eventual ley de eutanasia en medio de una pandemia donde vidas se pierden día a día.

Bajo esa línea, plantea que dicho proyecto de ley es de carácter ambiguo, pues se extiende a personas en complejas situaciones de salud, “a las que, según los promotores de la ley, como sus vidas no valdrían la pena de ser vividas, el Estado no les puede impedir que terminen con ella”.

Asimismo, señala que la iniciativa parlamentaria apela a “la autonomía y a la libertad individual como un derecho absoluto que ha de ser respetado, aún sabiendo que en estas circunstancias es de lo que más se carece”. En ese marco, añadió: “Esta ley es la respuesta práctica a la desidia del Estado y la sociedad de hacerse cargo de los enfermos, en la mayoría en los casos de los adultos mayores”.

Por otra parte, el Arzobispo de Concepción se refirió a lo que usualmente se entiende por eutanasia, señalando que constantemente se alude a dicha noción como un acto de compasión. “No nos confundamos es un acto de compasión hacia la sociedad occidental que todo lo mide en términos de producción, gozo, éxito y ganancia y que no soporta nada que tenga que ver con el dolor y el sufrimiento y menos hacerse responsable de él”.

En el texto, Monseñor se dirigió a quienes promueven esta ley: “Los invito a poner atención a los ancianos en situaciones lamentables, como hogares clandestinos, sin vida social y abandonados. También los invito a levantar el vuelo legislativo para promover la especialidad de cuidados paliativos en los hospitales y clínicas y lugares donde terminan sus días, así como promover políticas públicas macizas en favor de los adultos mayores en materia de pensiones y acceso a los cuidados de salud”.

Para finalizar, sentenció: “Dejemos a los enfermos morir en paz, junto a sus familiares y con adecuada asistencia médica paliativa, espiritual y humana”.

Fuente: Comunicaciones Concepción
Concepción, 04-02-2021