Celebramos Asamblea Diocesana con la gratitud de tener nuevo pastor

El nombramiento de Mons. Galo Fernández como obispo titular de nuestra diócesis y el encuentro de más de 150 agentes pastorales por Zoom, marcó la pauta en esta actividad que se realizó completamente de forma virtual, el sábado 20 de marzo.

 
Lunes 22 de Marzo de 2021
Ver Galería
Desde las 15:30 horas se empezó a dar la bienvenida a todos aquellos que se iban conectado por esta plataforma de videoconferencias, para luego iniciar la transmisión por las redes sociales de la Diócesis de Talca, a las 16:00 horas. Como primera instancia jóvenes de las 5 zonas pastorales, enviaron sus saludos a través de videos grabados en la plataforma de tiktok, haciendo un llamado a seguir escuchando los signos de los tiempos (Cuidado de la casa común, nuevas formas de familia, cambio permanente y dignidad de la persona) en este encuentro.

Seguidamente, el padre Nelson Chávez, Vicario General de nuestra diócesis, dirigió unas palabras por el reciente nombramiento de Monseñor Galo Fernández, como Obispo titular de la Iglesia de Talca; además agradeció a Dios por esta noticia e hizo un recuento histórico de los obispos que nos han acompañado desde el nacimiento de la diócesis.

Luego, el padre Cristian Avendaño, Vicario Pastoral, explicó el programa de la actividad invitando a los agentes pastorales conectados por Zoom, Facebook, Youtube e Instagram a participar escribiendo en estas plataformas algunas emociones que se han sentido en este tiempo de pandemia y también sus apreciaciones a las palabras que más adelante daría nuestro pastor diocesano, como líneas pastorales de este nuevo año.

Por supuesto, no podía faltar la oración inicial que tuvo un enfoque hacia la realidad migratoria que vivimos como mundo y como país, y la cual estuvo a cargo de Joyce Araujo, Patricia Jofré y la hermana Claudia Muñoz, integrantes de la Pastoral de Movilidad Humana. Después de este momento, se mostró un video con los hitos que marcaron el año pastoral 2020, para dar a conocer las actividades que como Iglesia realizamos a pesar de la pandemia.

Palabras de nuestro Obispo
Llegó el momento en que Mons. Galo Fernández habló a sus agentes pastorales, agradeciendo primeramente al Papa Francisco por estos ya dos años y medio en que tuvo el inmenso regalo de conocer poco a poco la riqueza y la diversidad de esta Iglesia.

“En este tiempo he podido conocer los distintos rostros de esta Iglesia urbana y rural, activa y contemplativa, solidaria y orante, comunitaria, participativa y devocional. De notables obras de caridad, de sólidos proyectos educativos, de múltiples fiestas religiosas y santuarios, de innumerables comunidades tejidas por la participación de gente sencilla, que cultiva su fe y procura compartirla con sus vecinos”.

Así mismo, el obispo agradeció poder reunirnos nuevamente para dar inicio al año pastoral de forma virtual, pese a que los anhelos sean hacerlo de forma presencial y destacó que la superación “sanitaria” de la pandemia será solo un primer paso para reencontrarnos, hay otras consecuencias sociales, psicológicas, e incluso espirituales que son muy profundas, como el temor, el desgaste, la pobreza y el clima social que vive Chile.

“Es probable que este año nos cueste mucho más “echar a andar” nuestro caminar comunitario y pastoral. El esfuerzo gigantesco y muy creativo que juntos hicimos el año pasado ha permitido mantener vínculos, sostener las comunidades, acompañarse en esta inusual realidad restricciones al encuentro físico. Pero ha habido también un desgaste en muchos sentidos, entre otros en la dificultad para renovar liderazgos, para incorporar nuevos agentes pastorales.

Adaptarnos a los cambios
Por otra parte, mencionó que las complejas experiencias que hemos enfrentado en los últimos años: la crisis eclesial, el estallido social y la pandemia, que han provocado cambios profundos y hasta disruptivos nos han enseñado algo muy bueno: “Cada día tiene su propio afán”. En un contexto de tantos cambios no tiene sentido hacer programas detallados, más bien debemos enfrentar las circunstancias que se nos presentan con buena disposición, con inmensa creatividad y con la confianza puesta en Dios que nunca abandona a su pueblo”.

Allí, recordó las guías u horizontes que nos unen en este camino como Iglesia: “Jesús en el centro. En medio de tantos cambios es importante no perder de vista nuestro centro. Jesús sigue siendo el mismo. Su buena noticia es la que nos convoca y nos anima (...) Mirar continuamente la realidad con actitud de discernimiento. Cuando el cambio parece ser lo único que permanece necesitamos ejercitarnos en el discernimiento (...) Un llamado a comprometerse con la dignidad de las personas. De todos y de todas (...) Un llamado a comprometerse con el cuidado de la casa común (...) Un llamado a valorar la familia y a cuidarla, llamado que en la pandemia ha encontrado un desafío y una oportunidad”.

Por supuesto, también mencionó dos realidades que no podemos ignorar y que requieren de nosotros respuestas, como la creciente presencia de los migrantes, sus historias y anhelos, y el clima social que ha llevado a unos niveles de violencia preocupantes.

“Este rápido recuento de desafíos no debe ser comprendido solo como dificultades. También en estos desafíos hay impulsos del Espíritu. La misma pandemia, con todas sus dificultades ha sido una preciosa oportunidad para detenernos y reconocer lo verdaderamente importante (…) En medio de las limitaciones hemos experimentado la alegría de comunicarnos, de unirnos, ayudados por estos medios”, con esta reflexión concluyó sus palabras nuestro pastor diocesano.

Trabajo en comunidad, nuevos rostros y reconocimientos
A partir de las palabras del padre Galo, se invitó a todos los agentes pastorales conectados por Zoom a realizar un pequeño compartir en grupo para conversar sobre estas guías propuestas, apreciaciones que podían ser plasmadas en el chat de esta aplicación y que serviría para continuar con el proceso de discernimiento que se viene haciendo desde un par de años.

Posteriormente, se presentó a través de un video a aquellos nuevos sacerdotes, religiosos y religiosas que se unen este año al trabajo pastoral de nuestra diócesis. Y como es tradición, también se hizo entrega de la Cruz de la Diócesis a 4 agentes pastorales que destacaron por su servicio y testimonio misionero: Aurea Lozano de la parroquia de Cordillerilla, Alejandra Leiva de la parroquia La Merced de Talca, diácono Francisco Díaz de la parroquia La Huerta de Mataquito y Norma Basai de la parroquia San Juan Bautista de Curicó.

El padre Cristian Avendaño, ya para concluir la Asamblea Diocesana realizó una breve síntesis del trabajo en grupo sobre el mensaje del obispo, donde también se destacaron los 4 signos de los tiempos.

Como cierre de este encuentro, Monseñor Galo Fernández compartió el himno a San José y luego realizó la oración de este santo, siguiendo la invitación que nos hizo el Papa Francisco a vivir este año en torno a su figura como padre y hombre de familia.

Fuente: Comunicaciones Talca
Talca, 22-03-2021
Video: Asamblea Diocesana Talca