Celebración de la Misa Crismal en Arica

Significativa celebración en la Diócesis de San Marcos de Arica, en que nuestros sacerdotes, junto al Obispo, renovaron sus promesas sacerdotales y dieron paso a la bendición de los santos óleos y consagración del crisma para la administración de los sacramentos, vida de la iglesia peregrina en las tierras del norte grande.

 
Jueves 01 de Abril de 2021
Ver Galería
El miércoles santo, la Diócesis de San Marcos de Arica celebró la Misa Crismal, en que los sacerdotes se reunieron con el Obispo para renovar juntos sus promesas sacerdotales, como verdadera comunión eclesial del único sacerdocio de Jesucristo. Se reunieron en el Colegio San Marcos, espacio abierto y amplio para disponer de los requerimientos sanitarios de poder llevar adelante la Santa Misa. Acompañado por sus fieles desde la transmisión realizada.

Celebración presidida por Mons. Moisés Atisha, quien en su homilía dio énfasis a vivir el ministerio sacerdotal, don inmerecido reconociendo que “Somos hombres ungidos para ungir, ungidos desde nuestro bautismo hemos quedado perfumados por Dios, somos su aroma para el mundo de hoy, que por tanto abuso ha dejado oler al Creador de cuyas manos hemos brotado.” También dijo a sus sacerdotes “Somos hombre que vivimos de la Palabra y para la Palabra, día a día meditamos la escritura como alimento, la tenemos como la brújula que orienta el discernimiento personal, la predicamos en las distintas liturgias y celebraciones, además somos hombres para la Palabra, con el testimonio de nuestras vidas.” Y enfatizó, además, a los sacerdotes presentes que ante todo “Somos hombres débiles para salir al encuentro de los débiles, como nunca este año de pandemia nos ha hecho conocer la debilidad y la fragilidad, hemos probado los límites que significa quedarse en casa y no poder realizar lo que teníamos pensado.”

Momento significativo en que renovaron sus promesas sacerdotales, servicio de entrega a Dios, a los hombres y mujeres que peregrinan por las tierras del norte grande. Acompañado por tantas oraciones de fieles laicos que hicieron llegar sus saludos y unión en oración, como en la misma transmisión de la cual se hicieron presentes.

El Obispo no dudó en exhortar a sus sacerdotes y fieles laicos que acompañaban la transmisión que “Ser sacerdotes es optar hoy por dejar los anhelos de protagonismo, convertir el yo que busca sobresalir por el tú y el nosotros que marca construir comunidad, es tender puentes con aquellos que están más alejados de las posibilidades de conocer la plenitud de la vida que Cristo nos ofrece.” Como verdadera ruta a seguir y desafío para los tiempos que vivimos.

Paso significativo que se realizó, sin duda es la bendición de los Santos Óleos y la consagración del Santo Cristo, que se utilizan para la administración de los Santos Misterios en los Sacramentos de toda la vida del cristiano; signo propio de esta celebración que no fue quedada atrás a causa de la pandemia que vivimos. Con renovada entrega y servicio por el bien de las almas; fieles laicos, desde sus hogares unidos en la transmisión, y sacerdotes presentes junto al Obispo renovaron su “Si” al servicio del pueblo de Dios presente en San Marcos de Arica.

Al final de la celebración, se encomendaron a María Santísima entonando la Salve Regina, oración preciosa en que el sacerdote de consagra a su maternal cuidado, a la que es reina de las vocaciones; todo en la advocación Nuestra Señora del Rosario de Las Peñas, devoción tan querida en la diócesis.

Fuente: Departamento de Comunicaciones San Marcos de Arica
Arica, 01-04-2021